Osses se confiesa: desde la U hasta la tecnología en el fútbol

Enrique Osses

Osses se confiesa: desde la U hasta la tecnología en el fútbol

El nuevo jefe de los jueces reitera que no es hincha azul, desclasifica que cuando pequeño le decían "don balón" y que exhibirá las notas de sus pares.

Con pantalón de vestir negro y chaleco del mismo tono. Así viste Enrique Osses a dos semanas de haber asumido la presidencia de la comisión de árbitros. “Siempre me ha gustado el negro”, acota el ex juez FIFA. Osses comenta que el costo de sus 21 años en el arbitraje fue alto y por eso su entorno le aplaudió la decisión de asentarse en una oficina: “Mi hijo menor de ocho años me está recriminando por no ir a (Mundial de) Rusia. Mi hija está muy contenta y mi hijo mayor me apoya. Estoy consciente de que tomé una decisión que fue por el bien de todos”, explica.

-Asumió hace menos de un mes, ¿se siente empoderado? 
“Llevo poco. Estoy tranquilo, contento, con hartas cosas por hacer, varios proyectos y decisiones por tomar. Hay que hacer una capacitación a los árbitros, estructurar planteles y eso nos mantiene bastante ocupados”.

- Eso versus dirigir un nuevo mundial...
Si bien era un objetivo importante en mi carrera, había un desgaste muy grande en lo familiar, los viajes, las concentraciones, los torneos. Se hacía tedioso pasar 40 días en un lugar. Mis hijos están creciendo y extrañan más al papá. Quería descansar de eso. El directorio me ofreció esta alternativa, la evalué y puse por sobre los objetivos personales, los familiares y los del directorio”.

- Llegó a relevar a un amigo
“Con Pablo (Pozo) tengo muy buena relación. Siento que hizo un muy buen trabajo durante estos años a cargo de la comisión. Dejó la vara alta y esperamos seguir avanzando por el bien del arbitraje”.

- Su salida muchos la adjudican a una rebelión de los árbitros FIFA. ¿Hay una división en el arbitraje?
Más que una rebeldía, fue un intercambio de idea entre colegas que aparentemente no se sentían cómodos con su trabajo. Entre los árbitros cada cierto tiempo se producen desgastes. Si los empleados hubiesen estado atornillando al revés, habrían habido malos arbitrajes y creo que no fue el caso. Esa mala reacción no fue más que eso, un intercambio de opiniones. Quizá no fue oportuno ventilarlo por la prensa, pero se logró salir adelante y limar las asperezas con la comisión anterior”.

Osses sobre salida de Pozo

Entre los árbitros cada cierto tiempo se producen desgastes. Si los empleados hubiesen estado atornillando al revés, habrían habido malos arbitrajes y creo que no fue el caso

- Carlos Chandía, ex presidente de la comisión, tuvo una salida bien controvertida del mando del arbitraje. Acusó a Sergio Jadue de presionarlo para intervenir en algunos resultados. ¿Estamos a años luz respecto de algo así?
"Nunca tuve relación directa con el presidente saliente. Una de las razones que me llevó a tomar este desafío fue la calidad de los dirigentes que están trabajando actualmente en el fútbol y particularmente Don Arturo. Lo conozco como DT y en su calidad de funcionario gubernamental. Me dijeron que tendría total autonomía en mi trabajo, sumamente necesaria a la hora de designar a los árbitros en las distintas competencias".

- ¿Cómo satisfacer a la gente que sigue dudando de esas designaciones?
Los árbitros siempre hemos estado en el ojo del huracán, y eso no va a cambiar porque haya una designación directa o un sorteo. Debemos ser lo más transparentes posible, pero la mirada contra el árbitro siempre generará cierto nivel de polémica. Eso es porque nuestra sociedad es así. No creo que podamos cambiarla, aunque lo intentáramos. Independientemente sea designación o sorteo, la duda con los árbitros existirá siempre.

- ¿Se publicarán las notas de los árbitros?
Es posible que tengamos alguna vez información referente a las notas. Las buenas sobre todo, las malas, no creo (ríe). Podemos llegar a mostrar la evaluación de los colegas o por qué sacó la nota que sacó.

Enrique Osses

Podemos llegar a mostrar la evaluación de los colegas o porqué sacó la nota que sacó

Osses

- ¿Cuánto daño le hizo el “club del póker” a los árbitros?
Mucho daño. Varias cosas que se dijeron no tenían fundamentos. Se cometieron algunos excesos de parte de miembros de la comisión anterior. No creo que hayan sido para tanto revuelto. Lamentablemente el arbitraje tiene una caja de resonancia muy grande, y mediáticamente le generó un daño muy grande a la actividad.

- No solo a la actividad, también a árbitros que fueron suspendidos por meses como Roberto Tobar, Sergio Erices, Juan Donaire, Cristián Ramírez...
En el caso de Roberto (Tobar) sí hubo un perjuicio. Nos perdimos la posibilidad de tener a un excelente árbitro durante muchos meses. El resto de la gente que habló nunca fue un gran árbitro. Esa gente que hizo la denuncia ya estaba exonerada o saliendo del arbitraje en ese momento. Que no se le haya visto nunca más a Sergio (Erices) o a otros tiene que ver más con que habían sido despedidos previamente a su denuncia.

Sobre el Club del Póker

El resto de la gente que habló nunca fue un gran árbitro. Esa gente que hizo la denuncia ya estaba exonerada o saliendo del arbitraje en ese momento

- Uno de esa comisión acusada, Gastón Castro sigue trabajando con los árbitros en el INAF…
Pero Mario Sánchez no está trabajando en el INAF ni en la ANFP. En el INAF sí está Gastón (Castro), pero entiendo que no salió denunciado ni involucrado en ningún hecho. Se terminó acusando a toda la comisión, pero la persona que tenía alguna relación con los denunciantes era Sánchez.

- ¿Qué árbitros de proyección ve?
Hay varios, a la camada de árbitros jóvenes como (Jorge) Osorio, (Julio) Bascuñán, (Eduardo) Gamboa, (Roberto) Tobar, todos menores de 40 años, les quedan seis o siete temporadas de trabajo, de entregarle al fútbol y al arbitraje muchas satisfacciones. Más atrás tenemos a Piero Maza, a Francisco Gilabert, Felipe González, Patricio Blanca por nombrarte solo algunos muy buenos proyectos y que nos pueden representar en una próxima copa del mundo. Está en nosotros ampliarles sus capacidades y entregarles todos los conocimientos que tenemos para que puedan desarrollarse mejor.

- ¿Cómo definirá su estilo de conducción?
Un estilo bien cercano a los árbitros. Veo mucha materia prima en el arbitraje chileno. Puedo darles muchas herramientas para que puedan hacer mejor su trabajo. Puedo entregárselas haciendo un trabajo semanal con ellos, guiándolos. Mi filosofía estará destinada al área física. El juez del siglo XXI debe ser delgado, verse como un atleta y gozar de un feeling futbolístico que le permita tomar decisiones buenas en la posición correcta.

Tecnología y juego

Serán 93 modificaciones las que se incorporarán al juego. El ojo de halcón es de las más llamativas. “Es tecnología para que ayude al árbitro a tomar mejores decisiones”, dice Osses.

Enrique Osses

Mi filosofía estará destinada al área física. El juez del siglo XXI debe ser delgado, verse como un atleta y gozar de un feeling futbolístico

-¿Está de acuerdo con su inclusión?
Absolutamente, mientras no se pierda la esencia del juego. Debe ser más menos instantáneo su uso.

- ¿En qué puede aportar?
Personalmente me ayudó en Brasil. Fui uno de los dos socorridos por la tecnología. Gracias a eso pudimos estar seguros de que el gol de Costa Rica contra Italia fue bien validado. Libera al árbitro de estrés y de la presión. Si está, evidentemente está para ocuparla.

- ¿Y para las infracciones que puedan constituir penal dentro del área?
En lo que no habría problema es en deshacer las jugadas fuera de juego. Los offside se están haciendo cada vez más milimétricos. Los asistentes han mejorado mucho su performance, pero hay jugadas que son muy difíciles y en esas es válido volver atrás y mirarlas desde el comienzo. No tendría problemas en que pudiera ser revisada con video y volver atrás en caso que el gol partiera de un fuera de juego.

Sobre las reglas del juego

No habría problema es en deshacer las jugadas fuera de juego. Los offside se están haciendo cada vez más milimétricos

- ¿En el penal de Guillermo Marino en la final de 2012 habría servido?
No, yo creo que esas son jugadas de apreciación. Son determinaciones del árbitro. Independientemente, en esa me equivoqué como todo el mundo sabe

- ¿Hasta dónde se puede meter la tecnología?
En las jugadas de apreciación o interpretación vale el feeling futbolístico del árbitro. En un mano, un foul, un penal, una expulsión, no creo que pueda intervenir la tecnología muy pronto. En la final de la Champions, para mí el gol está fuera de juego. En ese caso, que se llame a un quinto árbitro para que la revise rápidamente por TV. Pero en lo demás, no.

- ¿Le parece bien que ex árbitros comenten?
Cada uno puede ganarse la vida como quiera. En mi caso prefiero trabajar desde el interior porque en el arbitraje no sobra nadie. Siempre faltan instructores, capacitadores para regiones, fútbol amateur, hay un montón de lugares donde uno puede aportar más que hacer la crítica fácil hacia el arbitraje.

Osses y la tecnología

En un mano, un foul, un penal, una expulsión, no creo que pueda intervenir la tecnología

- ¿Qué recuerda de esa agresión que sufrió a manos de Ignacio González en 2005?
Fue una situación complicada. Fue en la cancha de San Felipe. La única agresión que tuve en mi carrera y lo tomo como un hecho anecdótico. En el momento me sentí un poco avergonzado al ver las imágenes. El arbitraje tiene tardes buenas, más o menos y malas. Esa fue una mala para el fútbol en general.

- ¿Es hincha de Universidad de Chile?
Nunca he sido de la U, y no soy de la U.

-¿De qué equipo es?
Esa pregunta es muy antigua. Cada vez que un árbitro comienza a ejercer, deja de ser de algún equipo y pasa a formar parte del equipo de los árbitros. Con ese equipo ellos juegan todos los fines de semana.

- Pero generalmente uno se vincula al fútbol por un interés en algún equipo…
Me encanta el fútbol, cuando chico me decían “don balón”. Era ‘juguito de pelota’. Me echaron de la sala de clase 10 veces por haber entrado cochino después del recreo. Era volante, seleccionado en el colegio y la universidad. Tenía un lápiz en la pierna izquierda para dibujar.

Enrique Osses

Era 'juguito de pelota'. Tenía un lápiz en la pierna izquierda para dibujar

0 Comentarios

Mostrar