Los "chilenians" cambian la historia

Confieso 44 años y un alto porcentaje de ellos viviendo en la época de los triunfos morales. Será por ello que cuando se producen grandes victorias, mis amigos y yo nos demoramos un par de días, quizá semanas, en dimensionar lo que realmente se logra.

A diferencia de mi generación, los de más abajo, esos que llaman nativos digitales o también millenians (por estos lados les dicen "chilenians"), no se conforman con buenas actuaciones ni con presentaciones dignas. Quieren ganarlo todo.

Por eso las palabras de Alexis Sánchez, que para los viejos podrían sonar a soberbia, hoy son lo más normal del mundo: "Hemos cambiado la historia".

Y sí, es verdad. Lo han hecho.

Ha sido un proceso largo, alimentado por Colo Colo 91, Marcelo Ríos, Nicolás Massú y Fernando González, y consolidado por la Roja campeona de América del año pasado, que es casi la misma de ahora. Porque si bien el año pasado se analizaba con cuidado si esta generación era mejor que la de 1962, hoy no cabe ninguna duda.

Después de ganarle una final a Argentina hace 359 días en casa, repitieron la gracia en el ex estadio de los Gigantes de Nueva York. Como para que no queden dudas. Y para que ningún delincuente ande por ahí vanagloriándose por un logro que fue de otros.

Como corolario, Arturo Vidal, quien desperdició el primer penal de la tanda definitoria, no se hizo problemas para lanzar otra promesa: "Esto no para aquí. Lucharemos por el Mundial".

Una generación sin complejos logró en 359 días lo que no se había conseguido en 100 años. Se vienen nuevos tiempos. Y son mucho mejores.