• 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Alemania

35' Emre Can

45' Schweinsteiger

45' Özil

49' Draxler

60' Sale Boateng entra Mustafi

66' Sale Emre Can entra Götze

78' Sale Schweinsteiger entra Sane

Francia

42' Evrà

46' Griezmann (p)

71' Griezmann

74' Kante

70' Sale Payet entra Kante

77' Sale Giroud entra Gignac

91' Sale Griezmann entra Cabaye

SEMIFINAL | ALEMANIA 0 - FRANCIA 2

Griezmann se inspira para meter a Francia en la final de la Euro

El delantero del Atlético metió los dos goles con que los locales derribaron a Alemania. El domingo irán por el título ante Portugal.

Griezmann se inspira para meter a Francia en la final de la Euro
Alex Livesey Getty Images

Griezmann es el nuevo héroe de Francia tras meter a su país en la final de la Eurocopa. El Velodrome de Marsella gozó con su doblete mientras Alemania se retorcía de dolor por lo que pudo ser y no fue. Azul, blanco y rojo. No hubo más colores esta vez, los que portó un Griezmann nuevamente escurridizo y genial, un futbolista magnífico, ovacionado por el pueblo francés como antes lo fueron Platini o Zidane. Palabras mayores.

El partido no defraudó. Necesitaba la Eurocopa una reivindicación así. Tras un inicio prometedor de los locales, Alemania fue el amo y dueño del partido, produciendo fútbol como si fuera algo mecánico.

Con Kroos más adelantado que otros días, Emre Can haciendo del Khedira más profundo y Draxler flotando cerca de un Müller hiperactivo, el dominio comenzó a ser aplastante. El fútbol es de los centrocampistas y Alemania los tiene de gran talla. El traje de campeón del mundo lució espléndido, aunque sin la eficacia de otras veces. Emre Can pudo marcar ante un Lloris tremendo, lo intentó Schweinsteiger desde lejos, apareció Özil con su varita mágica y se movió Müller con insistencia.Todo estaba bien. Todo, salvo la histórica eficacia alemana.

De hecho, el partido tenía sus semejanzas con el Mineirazo aunque con dientes de leche en los alemanes en vez de colmillos. La defensa francesa sufrió como lo hizo la brasileña, aunque esta vez con la impresión de que en alguna excursión a campo abierto Francia podía hacer daño. Giroud protagonizó una, pero la ejecutó a cámara lenta ante la llegada de Höwedes.

Lo que nadie esperaba es que Alemania reincidiera en sus errores al cometer Schweinsteiger una mano absurda dentro del área que recordó a la de Boateng ante Italia. Griezmann, afilado como siempre, no falló y dio otro paso para ser el mejor jugador del torneo. El buen partido hasta entonces de los de Löw quedó en nada por el regalo alemán, especialmente extraño por ser el experimentado Schweini el protagonista.

A Francia los cálculos le salían, aunque el balón le continuara siendo extraño. En todo caso, sentarse en el sofá a ver de lo que Alemania era capaz no parecía el mejor camino hacia París. Por eso sus velocistas continuaron avisando cada vez que hubo campo libre, siempre con Griezmann como jefe del comando. Así, en una acción en la que tuvo como ayudante de lujo a Pogba, el colchonero aprovechó un despeje corto de Neuer para ampliar distancias y multiplicar su gloria, capaz de hacerle marcar seis goles en seis partidos hasta ahora en el torneo.

Fue la defunción de una Alemania herida en el orgullo, enrabietada hasta ver cómo las opciones finales de Kimmich, Draxler, Höwedes y Götze se iban al limbo, consciente de que por momentos fue mejor pero también de que en el fútbol no hay lugar para regalos y sí para príncipes. Ese príncipe no es otro que Griezmann, proclamado por todos rey de Francia a la espera de su coronación en París. Ya sólo Cristiano puede evitarlo.