Portugal - Francia

Portugal logra la hazaña y gana su primera Eurocopa

Sin Cristiano Ronaldo, quien quedó fuera a los 23' por lesión, los lusos superaron al local en el alargue. Éder anotó el gol del primer título de su país.

Portugal logra la hazaña y gana su primera Eurocopa
Michael Sohn AP

El Stade de France era una fiesta. Francia tenía todo para celebrar su tercera Eurocopa. Al frente, Portugal. Un equipo mezquino que llegó a instancias finales con su gran estrella, Cristiano Ronaldo, respondiendo en instancias decisivas.

Pero más allá de CR7, el ambiente en París era de tranquilidad. Todos apostaban a un triunfo local y más aún cuando a los 23' la estrella del Real Madrid debió abandonar tras una fea lesión en una de sus rodillas. Lo que venía para Portugal parecía catastrófico.

Antoine Griezmann y Oliver Giroud, los ejes de ataque del equipo galo, comandaron la avanzada francesa que encontró siempre en Rui Patricio un sostén para Portugal, que tras la salida de Cristiano apostó sólo a una táctica: aguantar y salir rápido de contra.

Los goles errados por Francia hicieron crecer a Portugal en el partido. De a poco el conjunto luso comenzó a dominar el balón y a ejercer peligro sobre el arco custodiado por Lloris, quien respondió en cada embestida.

Así se fue el primer tiempo. En la segunda mitad, los locales volvieron a dominar las acciones, pero jamás estuvieron cerca de romper el cero, salvo en la última jugada cuando André-Pierre Gignac estrelló su remate en el poste. La suerte parecía estar del lado de Portugal y su meta Rui Patricio, a esa altura figura del match.

En el alargue los nervios se tomaron el partido. El duelo se jugó en mitad de cancha y los equipos se asomaban muy poco en los arcos. Eso, hasta el minuto 106 cuando Raphael Guerreiro estrelló su balón en el travesaño tras un precioso tiro libre. Fue un aviso de lo que vendría dos minutos más tarde.

Éder, un delantero muy poco protagonista a lo largo de la Euro, vino del banco para realizar el jugadón de su vida, eludir a cuanto francés le salió el camino y definir seco abajo a un costado de Lloris. Golazo y locura portuguesa. A Francia no le quedaba fútbol, ideas ni piernas para estirar el partido a los penales. Contra todo pronóstico y con Ronaldo -su máxima estrella, lesionado-, Portugal ganó por primera vez la Eurocopa. Una revancha que llegó doce años después de perder su primera final en Lisboa ante la modesta Grecia. Lo lindo del fútbol.