ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

MOTOGP | 1ª PARTE

Jorge Lorenzo: "Márquez está pilotando mejor que nunca"

Monitor de lujo en el curso Pont Grup Safety School, compartió con los seguidores y dio entrevista a AS en dos entregas.

RondaActualizado a
JOrge Lorenzo en el circuito de Ascari en Ronda (Málaga).
MARIANO POZODiario AS

Auténtico monitor de lujo resultó Jorge Lorenzo en el último curso de conducción organizado por el Club Pont Grup Safety School. Tuvo lugar en el particular trazado de Ascari, en Ronda, Málaga, plagado de emocionantes trampas con sus 26 curvas (trece a derechas y otras tantas a izquierdas). Para el pentacampeón del mundo no tenían secreto y a los mandos de una Yamaha R1M, probablemente la mecánica más parecida que exista a su M1 de MotoGP, compartió con hinchas que pudieron compartir asfalto con él, incluido AS, que además tuvo el privilegio de entrevistarle tranquilamente durante media hora. Habló del presente y del futuro, tanto como para publicar la conversación en dos entregas, así que en esta primera lo hace del título que Marc Márquez quiere ponerle cuesta arriba…

-Gracias por darnos una nota en este precioso circuito de Ascari y por atendernos ahora tranquilamente a la sombra.

Jorge Lorenzo

-(Se ríe). Se está mejor aquí que en la pista con tanto calor, ¿eh?

-En días así pienso que es sobrehumano el calor que soportan los pilotos en circuitos como Sepang y yendo al ritmo que van…

-La verdad es que a veces sí que lo es.

-Tenía muchas ganas de entrevistarle, con muchas preguntas pendientes, pero no se asuste que sabrá salir al paso sin problemas.

-Ya imagino, Gabarrini, Stoner, Biaggi, alas…

-Por ahí irán algunos de los tiros, pero antes de entrar en materia, ¿cómo se ha sentido sobre la pista al cambiar la compañía de sus rivales habituales de MotoGP por cursillistas aficionados con sus motos de calle?

-Es diferente. Yo estoy acostumbrado a ir siempre al máximo y a buscar mi límite encima de la moto mientras que aquí hay que tomárselo con otra filosofía. Hay que ir delante de ellos, se van turnando detrás de ti y hay que ir al ritmo medio de los seis o siete pilotos que llevas detrás. Entonces, hay que controlar los instintos que te dicen de ir más rápido y los cursillistas van cogiendo ritmo poco a poco. Es una jornada tranquila, sin presión, en la que he disfrutado del buen tiempo y de un circuito tan auténtico como es el de Ascari.

-¿Ha pegado algún hachazo?

-Iba delante siempre.

-¿Y ha habido algún osado que se atreviera a meterle rueda?

-No, no, la gente ha estado muy tranquila y se ha portado bien. Ha habido alguna caída, pero la mayoría no han tenido problemas.

-Ha hablado de buen tiempo cuando para los mortales que hemos ha hecho un calor insoportable, alrededor de 35 grados. ¿Cómo aguantan en MotoGP estas temperaturas sin perder prestaciones?

-Yo soy un piloto que lleva bastante bien el calor y lo prefiero antes que el frío. Hasta en algunos días de verano llevo bufanda, porque soy bastante débil a la hora de coger resfriados. El calor se soporta a base de entrenar un poco encima de la moto con calor. Yo me voy a rodar a un circuito a las dos o las tres de la tarde, que es cuando más temperatura hay y así es como acostumbras un poco el cuerpo, pero claro, en Malaisia nos encontramos con 40 y 45 grados, que es algo extremo.

-¿Cuántos kilos puede llegar a perder en Sepang?

-De dos a tres litros sólo en carrera.

-Dice que se le da mejor el calor y el frío, algo que quedó latente en Assen. ¿Qué le pasó allí para ser sólo décimo? ¿Fue  más un problema mental por todo lo vivido allí hace tres años?

-Yo creo que en Assen se juntaron muchas circunstancias negativas para mí como piloto. En 2014 ya me costó muchísimo en condiciones mixtas. Es un circuito que ya en seco me cuesta y, cuando llueve, me cuesta todavía más. Mis dificultades allí en seco se multiplican por dos o por tres en agua. Hay poco agarre, el asfalto es bastante resbaladizo y, además, trajeron un neumático delantero muy, muy duro que no se llegaba ni a gastar. Hacías 30 vueltas con él y estaba prácticamente nuevo. No tenía nada de grip delante y, si yo no siento la rueda delantera y veo que la estoy perdiendo, cada vez me falta más confianza y voy más lento y más lento. Se juntaron muchos factores negativos. He ganado alguna carrera en agua, pero normalmente no voy tan cómodo como en seco, pero siempre estoy para hacer quinto o sexto, pero en Assen se juntaron muchas circunstancias negativas. Es como cuando a un futbolista le sale todo mal en un partido. Fue un día para olvidar. Un desastre.

-Le metió puntos Márquez, que se escapó a 24 con su segundo puesto allí, y se los metió a Rossi, que se cayó y le tiene 18 por detrás. ¿Cuánto se le ha complicado renovar el título, por esa desventaja con Marc y con el calendario que viene? En Alemania siempre gana él y usted no lo ha hecho nunca…

-Es un Mundial diferente a los últimos cinco o seis, sobre todo por los neumáticos (Michelin en lugar de Bridgestone). También ha cambiado la electrónica, pero la mayoría de las caídas que está habiendo, que son más de lo habitual, es por culpa de los neumáticos, sobre todo por el delantero. Cuando pierdes el delantero es muy difícil recuperarlo y no caerte. Ha habido muchas caídas, tres ceros por parte de Valentino, casi tres míos con el décimo de Assen y Márquez también con un cero (habla de la caída de Le Mans, donde Marc al final fue decimotercero). Yo en Montmeló tuve mala suerte y en Argentina cometí un error. Sin eso estaría muy cerca de Márquez, pero son cosas que pasan y no puedes cambiarlo. Los 24 puntos que me llevan son bastantes, pero podrían ser más. Y Rossi, que parece que está en un gran estado de forma, está a 42, que son muchos. No sé cuánto se ha complicado, pero el Mundial está muy interesante, porque Márquez está dando lo mejor de sí y pilotando mejor que nunca, pero la Honda parece que está en dificultades. En cambio, el que está más en forma, que es Rossi, es el que está más alejado, y yo he pasado dos malas carreras, pero había ganado en Le Mans y Mugello y lo mismo a partir de Alemania viene mi racha buena. Aunque no sé lo que va a pasar.

-Usted es un piloto muy de rachas. El año pasado encadenó cuatro victorias consecutivas entre Jerez y Montmeló. ¿Está esperando de nuevo su gran tacada?

- En Montmeló era competitivo hasta que se empezó a destrozar el neumático y tuve que bajar el ritmo sí o sí, para no caerme. Y en Holanda pasó lo de la lluvia y sin eso habría sido cuarto o quinto. No me encontré bien allí y salvé más o menos los muebles por las caídas de los demás. Cogí puntos por eliminación y las dos últimas carreras que he tenido no quieren decir que también me vaya a ir mal en Alemania o en la siguiente. Puedo ser competitivo en Alemania a pesar de no haber ganado nunca allí.

-¿Le sorprende el cambio de actitud de Márquez este año? Lleva 56 puntos más que el año pasado por estas fechas, mientras que Rossi y usted han perdido puntos.

-Calculador en carrera lo está siendo un poco más, pero en Assen en entrenamientos tuvo un susto muy grande.

-Ya sabe que los puntos se dan en carrera.

-En 2013, cuando Márquez ganó el campeonato, tuvo mucha suerte en carrera, porque no se cayó muchas veces y eso va como va. Si el otro día en Assen, en vez de salvar esa caída cuando se cogió con pinzas, se cae y se hace daño pues ya no se hablaría de esa frialdad que tiene este año. En MotoGP, en cualquier momento te puedes caer, hacerte daño y perder esa regularidad. Sí que está mostrando un pelín más de experiencia y frialdad en carrera, pero en cualquier momento cualquiera de los tres de delante o de los veinte de la parrilla nos podemos caer y hacernos daño.

-Antes de arrancar el campeonato todos le señalaban como el gran favorito al título. ¿Lo sigue siendo a día de hoy?

-Es un campeonato en el que puedes dominar en un circuito con cinco o diez segundos de ventaja, como hice yo en Le Mans o como han podido hacer Márquez o Rossi en otros circuitos, pero igual llegas al siguiente y tienes problemas, con lo que haces tercero, cuarto o quinto. O una caída. Ahora mismo el favorito es Márquez, por los puntos, porque es líder y porque en las dos últimas carreras ha hecho segundo y está siendo regular, pero no lo sé. Todo puede pasar.

-¿El objetivo que se marca ahora es que el campeonato llegue vivo a Valencia?

-No, el objetivo es volver a encontrar las sensaciones de las tres victorias, de Qatar, Le Mans y Mugello, y volver a ser rápidos. Cuando consigues la velocidad y te mantienes encima de la moto llegan los puntos, los resultados y la posibilidad de luchar por el campeonato y ser campeón del mundo.

-¿Qué tal la relación con Rossi en lo que va de temporada? La desgraciada pérdida de Luis Salom sirvió para que firmara con Márquez la paz de Montmeló con un apretón de manos entre ellos. ¿Ha servido también aquello de acercamiento entre ustedes?

-Bueno, de momento no existe la relación. No sé lo que va a pasar en el futuro. Lo ideal es que todos nos llevásemos bien y que hubiese buen rollo. En el pasado, Rossi tuvo unas duras acusaciones hacia nosotros dos y al final, por lo que pasó con Luis seguramente, hizo el acercamiento con Márquez que sin esa desgracia igual no hubiera ocurrido. Vamos a ver qué sucede en el futuro.

-¿Ha conseguido ya sobreponerse a la desgracia de Luis? 

-No es fácil. A veces te vienen pensamientos de peligro o de miedo, de hacerte daño cuando te subes encima de la moto, pero como pilotos tenemos asumido que tenemos que seguir adelante, subirnos a la moto y ser profesionales. Hay que seguir haciendo lo que nos gusta y lo que es nuestra profesión lo mejor posible, para representar a nuestra marca.

-Le pido que tengan muy presentes a la familia de Luis, que no se olviden de ella con el paso de las carreras, y que la den el mismo cariño que a las de Simoncelli, Tomizawa o Kato.

-La tenemos presente y, además, en mi caso por el vínculo de ser mallorquín, por donde nacimos, por la familia Salom y por esos años en los que entrenábamos juntos. Porque este mundo es muy individual, nuestro vínculo se fue perdiendo un poco, pero en su día fue muy fuerte. Igual que con Simoncelli, Tomizawa o Kato, todos los pilotos tenemos muy presente a los que desgraciadamente ya no están con nosotros.

(Mañana publicaremos la segunda parte de la entrevista, la relativa a su futuro, con el apasionante desafío en Ducati).

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?