ULISES CERDA

La herencia de Hinzpeter: “Fue más que un desorden contable”

Ulises Cerda reconoce el mal uso que se le dio a la Beca Musalem, tal como lo publicó en mayo AS. “Se ocupó para pagar deudas y en 25 días desaparecieron 100 millones”, explica.

La herencia de Hinzpeter: “Fue más que un desorden contable”

Ulises Cerda dice que no recibieron ni un libro contable de la anterior dirigencia cuando asumieron la Federación y que el desorden era sospechosamente complejo. Donde no tiene dudas es en el destino de la Beca Musalem, originalmente donada para el tenis de menores. “Se ocupó para pagar deudas y en 25 días desaparecieron 100 millones”, explica.

- ¿Es cierto que hubo un torneo de tenis sobre silla de ruedas que costó lo mismo que la bolsa de premios de un ATP Masters 1000?
- No quiero adelantar. La auditoría va a hablar por sí sola, pero hay muchas irregularidades que sabemos que existen. La auditoría se ha centrado en cuatro puntos: la deuda tributaria, la beca Musalem, los proyectos IND, y el desorden administrativo interno y pago de proveedores. Saldrá algo de las cosas que tú dices.

- Eres abogado y sabes de esto. A simple vista: ¿esto fue puro desorden o derechamente hay maldad?
- No quiero juzgar, quiero esperar la auditoría, pero aquí no solo hubo desorden. Hubo otras acciones que creo que van a ser reafirmadas por el informe legal. No quepa duda que si hay que ejercer acciones civiles o penales, las vamos a hacer. Vamos a llegar hasta última instancia para definir responsabilidades.

(Lea también: “Ríos recibió 20 millones, pero no sé si son de la beca Musalem”)

-¿Cuánto costó investigar? ¿Estaba muy desordenado? ¿Sospechosamente complejo de revisar?
-Así es. Fueron nueve años de administración de ellos y no nos entregaron nada. Ni cuentas, ni libros contables. Tuvimos que ir construyendo a pulso y ese es el gran problema: entender cómo funcionaba esta federación.

-¿Las deudas con los jugadores y capitán de Copa Davis son de ustedes o vienen desde antes?
-Eran deudas históricas, junto con muchas otras: la de los proveedores, árbitros, gente de la Fed Cup, capitanes, preparadores físicos. Tuvimos que actuar como síndico de quiebras y llamar a los acreedores para explicarles cómo íbamos a salir de la deuda. Había árbitros impagos desde 2012. Armamos un plan de pago dentro de lo posible.

-¿En qué ocuparon la plata de la beca Musalem?
-No se usó en el fin de apoyar al tenis de menores si no que para pagar deudas de la Federación y se verá en la auditoría. Y habrá que ver cómo se paga esa plata.

- Musalem es tío de Esteban Elías, el ex vicepresidente. ¿Por qué ha sido todo tan tibio con este tema? Cualquier persona que le estafan al tío en un millón de dólares reaccionaría más rápido.
- Apenas asumimos llamamos al señor Musalem para explicarle esto. Que íbamos a transparentar el uso de los dineros. En cuatro meses revisamos para ver si quedaba un peso de la beca y ahí nos dimos cuenta que toda esa plata se había gastado no en lo que se había requerido. Y se lo informamos a los auditores.

- ¿Podrías confirmar si es cierto que parte de la beca Musalem fue a dar al fondo de inversiones de Alberto Chang?
- No. Eso sí que lo desconozco. Primera vez que escucho algo así. Lo que sí es cierto es que mucha gente quiere que este directorio se vaya para que no sigamos investigando las irregularidades que hubo. Pero por el bien del tenis chileno debemos hacerlo.

- ¿Quiénes quieren eso? ¿Las personas que ustedes están investigando ahora?
- Así es. Y además de presidentes de asociaciones que le son fieles a la administración anterior. Hay un sistema que se creó durante nueve años para generar un perjuicio financiero a la Federación. No sólo fue el presidente. Acá hubo directores, presidentes de asociaciones que nunca revisaron y auditaron adecuadamente. Las irregularidades se hicieron a vista y paciencia de todos. Hubo varios que alzaron la voz para denunciar y no fueron tomados en cuenta. Esas asociaciones son las que están instando que nos vayamos para que no se transparente todo.

- ¿Son cómplices?
- Así es. Y no vamos a permitir que eso suceda. Y si hay que dar nombres y apellidos, lo haremos.