Río 2016

Tomás González se va de Río con el séptimo lugar olímpico

El gimnasta promedió 15.137 y sólo superó a quien le arrebató el bronce hace cuatro años en la final de salto en Londres 2012. Estoy muy orgulloso de estar en tres finales olímpicas", afirmó

Tomás González se va de Río
con el séptimo lugar olímpico
Dmitri Lovetsky AP

Tomás González había dicho que la final de salto era su Plan B. Fue un regalo en los Juegos Olímpicos de Río, tras su polémica participación en suelo.

Así llegó a la definición, instancia en la que finalmente quedó en el séptimo puesto, merced a los 15.137. que logró en sus dos ejecuciones. En el primer salto, de mayor dificultad, González obtuvo 15,375, mientras que en el segundo bajó a 14.900. 

El chileno ya había anunciado que llegaba sin muchas opciones de colarse entre los mejores, principalmente por la baja dificultad que presentaba en sus saltos con respecto al resto de los participantes. 

Pese a ello, la actuación fue más favorable. González es el segundo chileno en llevarse diploma olímpico de Río 2016 después de María Fernanda Valdés, y en la competencia superó a Igor Radivilov, quien hace cuatro años le arrebató el bronce en esta misma competencia.

"Estoy muy feliz con esta final. Mi nivel de dificultad era menor en el segundo salto, así que no podía optar a más. Estoy muy orgulloso de estar en tres finales olímpicas, muy feliz por el apoyo de los chilenos", afirmó el gimnasta una vez terminada la competencia.

En esa línea, descartó pensar en el futuro. "Por ahora voy a tomarme un periodo de descanso. Sí es que llego a Tokio increíble, y si no, creo que ya he hecho bastante por mi país, y seguiré aportando desde otro lugar".