JUEGOS OLÍMPICOS

El maestro de Bubka e Isinbayeva lleva a Da Silva al oro

Da Silva ganó a Lavillenie con 6,03 metros. Volkov entrenó a Bubka y también a Yelena Isinbayeva, todo un maestro de saltadores.

El maestro de Bubka e Isinbayeva lleva a Da Silva al oro
Reuters

Thiago Braz da Silva fue campeón mundial juvenil en Barcelona 2012 no mucho antes de que Renaud Lavillenie ganase el título olímpico en Londres en salto con garrocha. Aquel brasileño jovencísimo quizá no se imaginaba que en los siguientes Juegos, que se iban a celebrar en su país, iba a derrotar a su ídolo y a desbancarle del Olimpo. Pero sucedió.

Da Silva saltó 6,03 metros, a la segunda, récord olímpico, medida en la que el francés hizo dos nulos. Como si saltaba a la tercera se quedaba casi fuera de combate, Lavillenie se la jugó en 6,08. Pero tiró el listón en el único intento que le faltaba. Victoria para Thiago ante su público, que no tuvo reparos en abuchear al francés.

Éste no tuvo reparos, ni prudencia, en comparar los malos gestos del público sudamericano con aquellos que recibió Jesse Owens los Juegos nazis de Berlín 1936. Luego se disculpó.

Thiago da Silva tiene un maestro de lujo: el ruso Volkov, con el que se prepara en Italia. Fue el hombre que descubrió, pulió y llevó a la cima nada menos que a Sergei Bubka, uno de los grandes mitos del deporte, el hombre que aún tiene el récord mundial al aire libre en 6,14 metros. Lavillenie le desbancó en sala, pero se muestra impotente contra esa medida al aire libre... como todos los demás.

Volkov también preparó durante un tiempo a Yelena Isinbayeva, al que convenció Bubka de abandonar a Trofimov, su descubridor. Se preparó en Italia, también, y en Mónaco.

Luego volvió a Trofimov a Volgogrado. Y eso la condenó para Río. Sólo los rusos que vivían fuera de ese país tenían posibilidades de competir aquí.