FÓRMULA 1

Singapur: los pilotos perderán 4 kilos en la cita con más curvas

"Recuerdo que en 2013 perdí cuatro kilos de agua durante la carrera", cuenta Grosjean sobre la exigencia física de la cita asiática.

Singapur: los pilotos perderán 4 kilos en la cita con más curvas.
Singapore Grand Prix

"Es uno de los fines de semana más exigentes del año. Es extremadamente caliente". "Es muy húmedo y caluroso, una carrera complicada para todos y de las más difíciles del calendario". "Tienes que estar en tu mejor forma para luchar, sobre todo por el calor". "Estás en el coche durante dos horas en condiciones de calor, sin duda te pone a prueba". "Es probablemente la carrera más física". Bottas, Massa, Button, Hulkenberg, Ricciardo y toda la parrilla coincide en señalar la dureza de Singapur.

Es una de las tres carreras nocturnas que se encuentran en el calendario de la Fórmula 1, junto con las de Bahrein y Abu Dhabi, pero también es en la que los pilotos sufren temperaturas más altas dentro del cockpit. Aunque no dé el sol mientras los coches corren en la pista los domingos, se sobrepasan con facilidad los 30ºC y el 70% de humedad, lo que exige una preparación física específica para soportar tal calor. Sólo en la cita de Malasia tienen que soportar unas condiciones parecidas.

Una prueba de su dureza son los kilos de sudor que pueden llegar a perder los pilotos durante la carrera. Lo normal es que sea por encima de los tres kilos, pero algunos han perdido más. "Recuerdo que en 2013 perdí cuatro kilos de agua durante la carrera, que es mucho", cuenta Grosjean. Las imágenes de los pilotos completamente empapados en sudor cuando se bajan de sus coches y se quitan los cascos es la mejor prueba de ello. Por eso es muy importante hidratarse todo posible antes de la salida.

Por si las condiciones climáticas no fuera suficiente reto, el recorrido del circuito de Marina Bay es un auténtico desafío. No hay otro trazado que tenga tantas curvas como el de Singapur, 23, lo que no permite ni un momento de respiro durante las 61 vueltas que tendrán que dar a sus 5’065 kilómetros y las dos horas que suele durar la carrera. Además, la presencia intimidante de los muros es constante en cada viraje. El de Singapur es el gran premio más espectacular del año, pero también el más duro.