FÓRMULA 1

Hamilton recuerda su difícil infancia antes de la Fórmula 1

El tricampeón se sincera y recuerda sus orígenes: "Mis compañeros de cole tenían siempre zapatos nuevos y yo estaba todo el curso con el mismo par".

Hamilton: "No he despilfarrado dinero en toda mi vida"
Clive Mason Getty Images

Lewis Hamilton es una superestrella en todo el mundo. Triple campeón del mundo de F-1, cantante y habitual protagonista de fiestas y relaciones con cantantes, modelos. Es un personaje famoso a nivel interplanetario. Todo lo que hace o dice tiene repercusión inmediata. Por eso, escucharle hablar de que no olvida sus humildes orígenes le hace de nuevo terrenal. "Nunca he despilfarrado dinero en mi vida", explica en una entrevista en 'nextgen-auto.com'. Y añade: "Invierto en cosas que conozco como automóviles, inmuebles u obras de arte. También en la música porque es mi pasión".

El vigente campeón del Mundial, eso sí, reconoce que le gusta disfrutar de las cosas que le gustan: "No me gustaría cumplir 50 años sin haber disfrutado de la vida". Sin embargo, pasarlo bien con todo lo que ha conseguido no le evita recordar tiempos más duros: "Cada vez que tengo que pagar el seguro del coche o una factura de hotel, pienso: '¡Oh, Dios mío!'. Yo no nací pudiendo tener estas cosas, no tenía dinero para chucherías ni dulces... cosas que otros niños si podían comprar. Mis compañeros en el colegio tenían zapatos nuevos siempre, yo estaba todo el curso con el mismo par".

El británico de Mercedes tenía un sueño que cumplió y cuando lo logró su prioridad no era el dinero, sino disfrutar corriendo en F-1: "Cuando fiché por McLaren en 2007 todavía recuerdo a mi padre decirme lo mucho que nos iban a dar. Le miré y le dije: `No tengo ni idea de lo que me estás hablando, yo sólo quieren competir en la F-1'. Para mí ahora la fortuna en la vida está en el amor, la familia, un ambiente agradable y buenas relacionesn. Por supuesto, también es fantástico disfrutar de vacaciones en lugares increíbles que, de no tener dinero, no podría conocer. No soy tonto y claro que el dinero tiene importancia, pero no es lo más importante".