REAL MADRID

Zidane espera ver en el Real Madrid al Cristiano de Portugal

Los dos encuentros con su selección le sirvieron para recuperar sensaciones una vez superadas las secuelas del esguince de rodilla.

Cristiano regresó ayer a los entrenamientos de Real Madrid tras sus dos grandes partidos con Portugal, en los que marcó cinco goles (cuatro a Andorra y uno a las Islas Feroe). Los dos encuentros con su selección le sirvieron para recuperar las mejores sensaciones una vez superadas las secuelas del esguince de rodilla sufrido en la final de la Eurocopa y que le han mermado en el inicio de temporada. Hasta este parón de selecciones, Cristiano había marcado un gol en LaLiga (ante Osasuna) y dos en la Champions League (frente al Sporting de Portugal y al Borussia Dortmund).

Su balance liguero esta campaña es de 0,25 goles por partido, lejos su promedio de 1,1 tantos desde que llegó al Madrid. La razón principal está en que Cristiano comenzó la temporada más tarde que el resto de compañeros por culpa de la lesión. De hecho, se perdió la final de la Supercopa de Europa ante el Sevilla y las dos primeros jornadas del torneo (Real Sociedad y Celta). Se estrenó ante Osasuna el 10 de septiembre y marcó su único gol en LaLiga. Cuatro días más tarde, lideró la remontada ante el Sporting de Portugal, en la primera jornada de Champions con un golazo de libre directo en el 89’. En el descuento Morata remataría la remontada marcando el 2-1.

A pesar de ese gran tanto ante el Sporting de Portugal, el crack reconoció que las sensaciones de su rodilla izquierda todavía no eran las mejores.

Un estado gripal volvió a privar a Cristiano de disputar la cuarta jornada liguera, frente al Espanyol, el 19 de septiembre. Ese parón supuso un nuevo frenazo en su puesta a punto. Tras recuperarse de ese último contratiempo, ha disputado tres partidos de LaLiga (Villarreal, Las Palmas y Éibar) y uno de Champions (Borussia).

En estos cuatro encuentros, en los que el Madrid no ha sido capaz de pasar del empate, Cristiano marcó un tanto y dio la asistencia que posteriormente supuso el gol de Bale al Eibar.