STEVE KERR ABRE LA VEDA

Kerr explica cómo le habría ido a Jordan en la era de Twitter

"Habría sufrido más desprecios", dice Steve Kerr, hoy entrenador de los Warriors y compañero del '23' a finales de los 90.

Kerr explica cómo le habría ido a Jordan en la era de Twitter
CHUCK BERMAN CHICAGO TRIBUNE

Steve Kerr es desde hace un par de temporadas el entrenador del equipo del que todo el mundo habla en la NBA: Golden State Warriors. Antes de sentarse en la banca (y de ejercer de general manager de los Suns y ser analista y comentarista de la TNT), Steve Kerr fue jugador. Formó parte de la plantilla de los Spurs que conquistó sus dos primeros anillos y fue miembro de los Bulls del segundo triplete (1996-98). Es decir, en las dos últimas décadas ha estado metido en casi todos los equipos que han sacudido la NBA.

Aunque eso sí, cuando era jugador Internet no era la herramienta tan trascendental que hoy es. Ni mucho menos. Y ni qué decir tiene que no existían las redes sociales. ¿Qué hubiera pasado si el Michael Jordan jugador —recuerden su voracidad competitiva— hubiese coexistido con la era de Twitter? ¿Las continuas polémicas (como la tristemente recién ocurrida con Piqué) y aparición constante de haters habrían afectado de algún modo al para muchos mejor jugador de la historia? Aquí la respuesta de un Kerr que le conoce bien:

"Habría sufrido muchos más desprecios. Creo que podría haber conseguido más anillos". Como sucede siempre que comparamos dos épocas distintas (condición intrínseca al deporte), nos quedaremos sin conocer qué hubiese ocurrido. 

Lo que sí sabemos es Jordan aterrizó en la Liga en 1984, en plena revitalización de la competición gracias a la rivalidad Lakers-Celtics que encarnaban Magic y Bird). Le costó ocupar el trono, ya que los míticos Bad Boys decidieron suceder en el palmarés a las dos franquicias más laureadas. Pero llegado el momento, instauró en los 90 un modelo de dictadura que se tradujo en 6 anillos. Mientras permaneció en los Bulls (hasta 1998, momento de su segundo adiós), únicamente los Rockets de Olajuwon se alzaron con el título mientras el '23' decidía probar fortuna con el béisbol tras su primera retirada. Un dominio sin igual que nos remite al forjamiento de una de las grandes dinastías del deporte. Pero, ¿podría haber sido mayor si rivales y aficiones contrarias se hubiesen dedicado a contrariarle en la red social del pájaro azul?