ARGENTINA

El Gobierno argentino presionó para evitar descenso de River

En una entrevista a ‘Clarín’, el titular del sindicato de árbitros argentinos y el juez que dirigió el partido, revelaron cómo fueron presionados para que River no descendiera.

El Gobierno argentino presionó para evitar descenso de River

En la temporada 2011, River Plate y Belgrano disputaron a doble partido la promoción para ver quién jugaría la siguiente temporada en la B Nacional Argentina. En el partido de ida los millonarios perdieron 2-0 y en el de vuelta se consumó su descenso al empatar el partido 1-1, en el Monumental.

Sergio Pezzotta, árbitro del encuentro de vuelta, y Guillermo Marconi, titular del sindicato de árbitros de fútbol argentino, comentaron en una entrevista a ‘Clarín’ cómo fueron presionados para que River Plate no descendiera.

“Grondona y el gobierno presionaron para que River no se fuera al descenso”, Marconi cuenta cómo Julio Grondona (presidente de la AFA en aquel momento, ya fallecido), presionado a su vez por el gobierno de Cristina Kirchner, contactó con él para que hiciese lo posible por que el club de Núñez no descendiera:

“El 23 de junio, día posterior al primer partido en Córdoba, que pierde River, Grondona me pide juntarse en forma inmediata. Había estado con la Presidenta de la Nación y le informó que tenía noticias de que si descendía River era un escándalo y habría focos de violencia en todo el país. Me pidió que fuera a su departamento; él estaba por irse a su campo y tuvo que cambiarse por el llamado de la Presidenta. Me manifestó esto y que el Colegio de Árbitros decidió que los encargados de dirigir eran Pezzotta o Pompei. Le digo: ‘Bueno Julio, comuníqueselo usted a ellos’. Los dos estaban regresando de San Pablo, tras dirigir Copa Libertadores. Vuelven y les pido que vengan al gremio a las 4 o 5 de la tarde. Les dije textual: ‘Muchachos pasa esto, va a llamar Grondona, quedamos en esto, alguno de los dos va a ser el encargado de dirigir River-Belgrano’. Efectivamente llamó Julio y me dijo que se decidió que fuese Sergio Pezzotta”.

El árbitro que había sido elegido a dedo por el Colegio de Árbitros, cuenta cómo se enteró: “Me saludó y me dijo: ‘Mire Pezzotta que si esto sale mal nos matan a todos, nos van a colgar del Obelisco’. Le contesté que yo iba a dar todo de mí para que salga bien, que estaba poniendo el pecho, que tendría que estar en Córdoba por la Copa América. ‘Estoy en tus manos’, fueron sus palabras”.

Grondona estaba muy presionado, cuentan los entrevistados, y llamó a Marconi en el descanso: “¿Cómo no cobró ese penal?”, le dijo. También en el descanso ocurrió otro hecho destacable, 12 barras bravas de River bajaron al vestuario para presionar al árbitro y a los jugadores: "Un momento clave fue cuando vino el arquero de River. 'Mirá que fue penal, eh', me dijo. Y le digo: 'Se me metieron 12 tipos en el vestuario, me mandaron a apretar al vestuario”, comentó emocionado Pezzotta al recordar el momento. “Cuando íbamos a arrancar a jugar (el segundo tiempo) '¿qué hago acá?', me pregunté. Es durísimo, para mí es durísimo”.

Al final River empató el encuentro y descendió a la B Nacional, hubo varios disturbios dentro y fuera del estadio pero no se dio una crisis nacional, como recuerdan los protagonistas.

Cinco años después de aquel mediático descenso, se revela que el Gobierno y la AFA trataron de intervenir para salvar a unos de los grandes de la Liga Argentina.