MOTOGP | GP DE AUSTRALIA | CALIFICACIÓN

Márquez celebra el título con la pole en la debacle de Yamaha

Superioridad absoluta del campeón, con 0.792 sobre Crutchlow, en una calificación desastrosa para la Lorenzo (12º) y Rossi (15º).

Phillip island
0
Márquez celebra el título con la pole en la debacle de Yamaha.
SAEED KHAN AFP

El título recién conquistado no ha saciado la voracidad de Marc Márquez. Es normal, porque se trata de un caníbal que siempre quiere más y logró la pole en Phillip Island, con la pista medio seca, medio mojada. Se trata de la séptima de la temporada tras las de Argentina, Texas, Montmeló, Sachsenring, Brno y Alcañiz. También es la número 65 de su carrera deportiva, con lo que vuelve a desempatar con Lorenzo y Rossi al frente del ránking de mayor número de poles de la historia.

Su alegría contrasta con la decepción en el box oficial Yamaha, donde a Rossi no le dio esta vez ni para meterse en la Q2 (saldrá decimoquinto) y Lorenzo sí que lo hizo, pero casi hubiera sido mejor que no, porque acabó el último a 6.651 de la cabeza. Se dieron las condiciones que menos le gustan y no quiso o supo arriesgar más de la cuenta.

Fue una pena, porque su lucha habría animado aún más una pelea por la pole que tuvo muchas alternativas. Hasta siete intercambios se llegaron a ver en el primer puesto de la parrilla de manera provisional: Bradl en el primer paso por meta, Barberá a 9:45, Crutchlow a 9:22, Dovizioso a 7:51, Márquez a 6:31, Crutchlow a 6:16 y Márquez a 5:04.

Cuando el del Repsol Honda tomó las riendas a cinco minutos del final, en una vuelta en la que llegó a superar por fuera en la curva de entrada a meta a un Lorenzo que a su lado iba parado, ya nadie más pudo toserle. Fue gracias a que siguió tirando y volvió a rebajar su crono dos veces más, dejándolo finalmente en 1:30.189, lo que le dio una ventaja de 0.792 sobre Crutchlow y 0.918 sobre Pol, que vuelve así a la primera fila, algo que no sucedía desde Francia 2014.

La estrategia de Marc fue arriesgada, porque salió a la pista con neumáticos intermedios y ni siquiera llegó a completar una vuelta, porque entró a boxes y les dijo a sus mecánicos que le pusieran gomas de seco. Era arriesgado, porque había parches de agua, pero él vio carril seco y cumplió con otra pole.

A su lado tendrá Márquez en la primera fila a un Crutchlow con mucho mérito, porque accedió a la Q2 tras imponerse en la Q1, y a un Pol que en su última vuelta persiguió a su hermano Aleix. Al mayor le dejó el pequeño sin la primera fila, pero consiguió también un buen cuarto, siendo esta vez claramente la mejor Suzuki, porque Maverick saldrá decimotercero tras quedarse fuera de la Q2.

Del resto de españoles, Barberá arrancará 8º, Bautista 18º y Rabat 21º en una carrera que comenzará a las siete de la mañana en horario español y que, en teoría, debería ser en seco si se cumplen las previsiones. Ojalá que acierten, porque vaya fin de semana tan desapacible está resultando hasta ahora el GP de Australia.