PLAYOFFS MLB

Los Cubs rompen la maldición: A la Serie Mundial después de 71 años

La ofensiva de Chicago sacudió a los Dodgers con tres dobles y dos jonrones entre sus siete hits. Vuelven a la Serie Mundial por primera vez desde 1945.

Los Cubs rompen la maldición: A la Serie Mundial después de 71 años
David J. Phillip AP

La ofensiva de Chicago sacudió al as de la rotación de los Dodgers con tres dobles y dos jonrones entre sus siete hits y los Cubs hilvanaron su tercer triunfo en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional al derrotar 5-0 a Los Ángeles y volver a la Serie Mundial por primera vez desde 1945.

Pero los Cubs de Chicago no están conformes con una aparición en la Serie Mundial, han tenido otras siete desde su último título en 1908, quieren más, quieren un título. Ahora solo necesitan cuatro victorias más para quitarse el peso de más de 100 años de fracasos.

Kershaw, tres veces ganador del premio Cy Young, nunca estuvo a la altura de un sexto juego de Serie de Campeonato y los Cubs aprovecharon cada oportunidad. El zurdo permitió cinco carreras, cuatro limpias, en cinco episodios y nunca pudo sacudirse el mal comienzo. El equipo acostumbrado a estar del lado equivocado de las tragedias, le obsequió una trágica salida al zurdo de Los Ángeles.

En tanto, Kyle Kendricks, serio aspirante a Cy Young de la Liga Nacional, estuvo del otro lado de la moneda.

El derecho jugueteó con la alineación de los Dodgers con un control impecable, un ritmo perfecto y un repertorio intocable. La noche del sábado Kendricks fue un hombre entre niños y maniató a la novena en tan solo un imparable en siete innings y un tercio.

Hendricks, quien sufrió una dolorosa derrota de 1-0 en el segundo juego de la serie, cobró su venganza a lo grande. Toleró apenas dos imparables. Toles le abrió con hit al jardín izquierdo al primer lanzamiento, pero fue eliminado al siguiente pitcheo gracias al rodado para dobleplay de Corey Seager, que resumió la noche “ofensiva” de los Dodgers. El otro inadmisible fue de Josh Reddick en el octavo inning que puso fin a su velada. En total, Hendricks retiró a 18 enemigos en fila, hasta el batazo de Reddick.

Para alargar más la noche de los Dodgers, el cubano de fuego, Aroldis Chapman entró en su lugar, y con tres lanzamientos tuvo para forzar a que Howie Kendrick rodara para doble matanza, que extinguiría la tenue llama de esperanza de Los Ángeles.

Kendricks nunca estuvo en problemas. A Kershaw lo acompañaron en todo momento.
Dexter Fowler abrió el juego con doblete y anotó en sencillo produtor de Kris Bryant. Un error garrafal del jardinero izquierdo Andrew Toles a batazo de Anthony Rizzo colocó corredores en segunda y tercera y Ben Zobrist, con elevado de sacrificio, puso la pizarra 2-0. Los Cubs golpearon primero, golpearon más fuerte y no se detuvieron.

Addison Russel alargó su buen momento al iniciar el segundo rollo con doblete y, con dos outs, Fowler lo llevó al plato con sencillo a jardín izquierdo para que la historia comenzara a escribirse.

El venezolano Willson Contreras en la cuarta entrada y Rizzo un inning después, sonaron panorámicos tablazos para ahogar los últimos respiros de unos Dodgers que se quedaron en un sexto juego de Serie de Campeonato por segunda ocasión en los últimos cuatro años y no llegan a la Serie Mundial desde 1988.

Chapman retiró a los últimos tres hombres ante una auténtica fiesta en Wrigley Field. Cada out más celebrado que el anterior. Setenta y un años de espera ameritan gritos, sudor y lágrimas. Y ahora, solo una tribu de Indios y una cabra se interponen en su camino hacia la historia.