DETOCHO

Los pronósticos para la octava semana de la NFL

Filadelfia visita a Dallas en un duelo de quarterbacks novatos y con la división en juego. Atlanta y Green Bay prometen muchos puntos.

Los pronósticos para la octava semana de la NFL
Dylan Buell AFP

La temporada de la NFL se acerca a la mitad y sabemos que solo hay un puñado de equipos en los que se puede confiar. Sabemos también que se acerca el regreso de Tony Romo para arreglar algo que no estaba descompuesto. Sabemos que Aaron Rodgers va a recuperar la forma y que en cuestión deportiva, los Browns deberían ser desterrados de Cleveland y enviados a alguna aldea de Game of Thrones.

Esta campaña no está ni cerca de tomar una forma definitiva. Sabemos que hay pretendientes, contendientes y comediantes. Acá la predicciones de la semana 8.

Seahawks (4-1-1) en N. Orleans (2-4): Si alguno de ustedes vio lo sucedido el domingo pasado, se habrá dado cuenta que Seattle no se mueve ni por accidente. Los Seahawks no tienen una línea ofensiva, sino puntos suspensivos y están poniendo en riesgo constante a Russell Wilson. Considerando que el suplente es Trevone Booker, yo mejor cuidaría a Wilson.

Por fortuna para los Seahawks, esta semana su quarterback no corre tanto riesgo, la defensiva de los Saints tiene consistencia de pudín y hasta el momento han demostrado que no pueden ni parar un taxi. Con la excepción del bodrio ante los Giants, han permitido al menos 27 puntos en cada uno de sus partidos y eso significa que Drew Brees tiene que jugar partidos perfectos al ataque para siquiera darle una oportunidad a su equipo.

Los Saints son tercera mejor ofensiva en puntos, los Seahawks la mejor defensiva en ese mismo rubro. Todo apuntaría a que Seattle tiene la ventaja, ¿cierto? Falso. Los Seahawks han anotado 12 puntos o menos en la mitad de sus partidos. Vienen de un duelo físico, desgastante emocionalmente y frustrante a más no poder. El equipo está drenado.

A eso se le suma Brees en el domo y se cuenta con la receta perfecta para el upset. Saints por 2.

Packers (4-2) en Atlanta (4-3): Sí, los Falcons pueden resultar más ofensivos que un flatulencia en una cena de gala. Tienen más armas que película de Arnold Schwarzenegger (y lo escribí bien al segundo intento), y hasta el momento no se han autodestruido como paquete de Misión Imposible.

Pero ¿saben qué? Green Bay también sabe bailar. Aaron Rodgers mejoró a pasos agigantados la semana pasada ante el remedo defensivo que son los Bears, pero como sucede muchas veces, la ausencia de un jugador, en este caso Eddie Lacy, abre el sistema y no los amarra a tener que involucrarlo en el juego.

Los Falcons han mejorado mucho, de acuerdo, pero solo tienen un triunfo en casa y fue ante el artista conocido previamente como Carolina Panthers. Las derrotas en su patio ante Bucs y Chargers no hablan bien de ellos.

Denme a Aaron Rodgers debajo de un domo ante la defensiva 31 contra el pase y yo les daré una apuesta segura. Packers por 6.

Eagles (4-2) en Dallas (5-1): Carson Wentz y los Eagles continúan con su danza de la inconsistencia y luego de dos derrotas deciden acabar con el último invicto de la NFL. A pesar de ello, nunca se sabe que esperar de Filadelfia. Lo que sí sabemos es que el muchacho ya tuvo su juego malo y sobrevivió.

No podemos decir lo mismo de Dak Prescott. El tipo sigue creyendo que es la reencarnación de Johnny Unitas, un tipo eficiente, que toma buenas decisiones y tiene actitud de líder pese a la inexperiencia.

Actualmente Dallas está en control de su división y para mantenerse ahí debe cuidar la casa. Su único juego divisional como lo local lo perdió, pero era normal, era el debut de Prescott y Elliott. Ahora no hay excusas. Los Cowboys son tal vez el equipo más consistente de la NFC, Zeke encabeza la mejor ofensiva terrestre de la NFL y esa, amigos míos, es la llave del triunfo.

Denle 25 veces el balón a Elliott, permítanle machacar desde temprano a una defensiva mediocre, mantengan fuera del terreno a un ataque vertical, y que Dak tome el control en la segunda mitad ante una defensa molida. Al menos eso haría yo. El problema es que con Jason Garrett nunca se sabe. Pero con ese 5-1 se ganó el beneficio de la duda. Cowboys por 2.

 Y como a ustedes no les pagan por leer. Los TurboPicks:

 Jaguars (2-4) en Tennessee (3-4): Equipos Especiales. Ese es el término políticamente correcto para definir a estos dos. Titans por 3.

Redskins (4-3) en Cincinnati (3-4): Vontaze Burfict va a Londres a un intercambio cultural con los hooligans. Bengals por 7.

Chiefs (4-2) en Indianapolis (3-4): Andrew Luck es el equivalente a Scarlett Johansson, el resto de los Colts se parecen más bien a RuPaul. Chiefs por 5.

Raiders (5-2) en Tampa Bay (3-3): Los Raiders traen un parche en el ojo. Los Bucs, aparentemente, lo usan en los dos. Raiders por 8.

Lions (4-3) en Houston (4-3): Brock Osweiler tiene nombre de un nuevo virus. Total, ya actúa como uno. Lions por 3.

Jets (2-5) en Cleveland (0-7): La ofensiva de los Browns se basa en que Hue Jackson apriete el botón de “Ask Madden”. Jets por 6.

Patriots (6-1) en Buffalo (4-3): Este partido me recuerda a una escena de Danza con Lobos. Pats por 9.

Cardinals (3-3-1) en Carolina (1-5): La última vez que los Cards fueron al Este se llevaron 33 pepinos de los humildes Bills. Y ahora Cam está descansado. Panthers por 8.

Chargers (3-4) en Denver (5-2): Visitas consecutivas a Atlanta y Denver. Alguien en la NFL odia a los Chargers. Broncos por 4.

Vikings (5-1) en Chicago (1-6): Esos Osos no podrían ni con Leonardo Di Caprio. Vikings por 9.

Eliminator/Survivor: Jets. Los Browns me mantienen invicto. Si no está roto, no se arregla.

Su mamá no los dejó salir a jugar: Rams (3-4), Dolphins (3-4), Giants (4-3), Steelers (4-3), 49ers (1-6) y Ravens (3-4).

La semana pasada: 9-5-1

En la temporada: 60-41-1