UNIVERSIDAD DE CHILE

Gonzalo Espinoza: "Fue injusto que Beccacece no me diera otra oportunidad"

El volante está a préstamo en Argentina, pero podría regresar en diciembre. "Si tengo que volver a la U, lo haré de la mejor manera", señala el maulino.

"Paraná es una ciudad linda, chiquitita y acogedora. Se parece un poco a Constitución, aunque 'Conti' es más lindo", cuenta entre risas Gonzalo Espinoza. Es que el volante está feliz. El ex jugador de Universidad de Chile se ha transformado en pieza clave de Patronato, uno de los equipos protagonistas del fútbol argentino.

Atrás parecen haber quedado los meses grises que vivió el semestre pasado en la U. Espinoza fue uno de los "cortados" por Sebastián Beccacece tras el famoso asado de La Pintana y nunca más jugó. Tras varias semanas entrenando aparte en el CDA, se fue a préstamo al club de la provincia de Entre Ríos.

"Estoy contento porque estoy jugando. Uno cuando sale de su país, lo que le importa es agarrar ritmo y hacer las cosas bien. Y estoy feliz por el equipo también, porque hemos ido de menos a más y ahora ya llevamos tres triunfos seguidos. La idea es seguir así", comenta el maulino en diálogo con AS Chile.

Al "Bulldog", en todo caso, el tema le sigue dando vueltas en la cabeza. No quería irse de la U, pero se vio obligado a buscar nuevos horizontes. Su préstamo en Patronato es por un año, pero tiene una cláusula: si los azules lo solicitan en diciembre, debe volver. Si eso ocurre, él feliz.

"Yo ya conocía el fútbol argentino y cuando fui a la U tuve que adaptarme al fútbol chileno, porque son distintos. En la U viví cosas muy lindas, ganamos tres copas en dos años y tengo los mejores recuerdos", confiesa Espinoza.

-¿Qué proyecta para el futuro: seguir en Patronato, volver a la U o emigrar a un grande de Argentina?
-La opción de volver a la U siempre está, pero si no vuelvo me gustaría buscar otros horizontes. Obviamente sería lindo llegar a un grande de Argentina. Ojalá se dé y si se da la opción de ir a otra parte, mejor. 

"Lo pasé mal... No podía jugar a la pelota, que es lo que uno hace"

-Con su presente, ¿se ilusiona con la Selección?
-Obviamente uno se ilusiona cuando empieza a hacer las cosas bien y tu equipo anda bien también. Pero todo a su tiempo, el momento llegará cuando sea el indicado. Hay que seguir trabajando para que así sea.

-¿Salir al extranjero era la mejor opción después de todo lo que pasó en sus últimos días en la U?
-Uno va madurando, con el tiempo se aprende de los errores. Las cosas buenas y malas hay que tomarlas como experiencia. La mejor manera para olvidar ese capítulo era salir y qué mejor que llegar a un fútbol que ya conocía. Hubo muchas ofertas de otros lados que se cayeron por esto, pero yo lo que más quería era entrenar normal, algo que no pude hacer por largo tiempo. Quería estar en un plantel y pelear un puesto.

-¿Lo pasó muy mal?
-Uno aguanta un poco más, pero la familia sufre. Recibíamos mensajes de gente que no conocíamos. Es normal, cuando juegas en un equipo grande te conocen todos. Lo pasé mal, lo peor era no entrenar de forma normal. Eso me dolió mucho, no podía jugar a la pelota, que es lo que uno hace.

-¿Fue injusto que Sebastián Beccacece no le diera otra oportunidad?
-Sí, fue injusto, porque si vamos a hablar de oportunidades, a él le dieron muchas. Pero más que darme otra oportunidad, era entender que no hubo nada malo y que no fue mi cumpleaños. Para mí todo fue por descarte, pero no quiero hablar más de eso. Es un tema pasado, volver atrás sería retroceder y eso es lo que menos quiero. Ahora quiero mirar hacia adelante y si tengo que volver a la U, lo voy a hacer de la mejor manera. Yo estoy dispuesto. Y si no, donde vaya hacerlo bien también. Acá me han felicitado bastante por mi rendimiento y trataremos de seguir así.

"Me pone contento lo de Leo Valencia, porque él también lo pasó mal"

-¿Cómo quedó su relación con Beccacece y con los dirigentes de Azul Azul?
-Con Beccacece nunca nos llevamos mal y con la gente de la U tampoco nunca tuve un problema. Creo que ellos acataban las cosas que decía el técnico nomás.

-Pero un día Carlos Heller lo tildó de "manzana podrida". ¿Lo aclararon?
-Creo que habló en un momento de calentura, se sorprendió con una noticia así. Habló en un momento en que no debería haberlo hecho, pero no tengo rencor hacia él. Después lo hablamos y nunca quedó mala nuestra relación. No tengo nada contra él, todo esto vino directamente desde el cuerpo técnico.

-Usted en Argentina, Leonardo Valencia y Leandro Benegas en Palestino. Le ha ido bien a los "cortados" de Beccacece...
-No sé, no sabría decirte algo de eso. No sé dónde estará el problema, quizá éramos nosotros. Dejo a la crítica de la gente si es que éramos nosotros las "manzanas podridas" (risas).

-¿Le pone feliz el momento de Leo Valencia? Vivieron algo similar en la U...
-Claro, me alegra mucho. Al Leo también se le vinculó con esto (del asado), se le criticó mucho. Me pone contento, dentro del plantel era uno con los que mejor me llevaba. En realidad con todos tenía buena relación. Es un gran jugador y una gran persona, tiene que demostrar lo que es para volver a un equipo grande o irse al extranjero, tiene calidad. Y Benegas lo mismo, para mí siempre fue un goleador y lo está demostrando.

-¿Por qué cree que la U no ha levantado ni siquiera con el cambio de técnico?
-Sería fácil hablar de afuera, pero no me corresponde, porque no estoy en el día a día. A veces sólo son momentos.