DEPORTIVO 2 - SEVILLA 3

Sevilla de Jorge Sampaoli logra heroico triunfo de visita

El Depor se puso 2-0 en con los goles de Babel y Andone y parecía tenerlo todo controlado. N’Zonzi, Vitolo y Mercado, en el 92, voltearon el marcador de Riazor.

Sevilla de Jorge Sampaoli logra heroico triunfo de visita
JESUS SANCHO DIARIO AS

El Sevilla de Jorge Sampaoli volvió a demostrar que es un equipo especial, con una casta difícil de explicar. Incluso parece que le gusta complicarse la vida para luego recurrir a la heórica para aumentar su leyenda. Lo hizo de nuevo en Riazor, en un partido en el que el Deportivo mereció más y que veía ganado en el minuto 89. El tiempo que quedaba le bastó al Sevilla para remontar y amargar los 50 partidos de Garitano en Primera. Alegría hispalense, dolor en A Coruña porque antes de la épica Mateu obvió un penalti y una roja a Vietto que podrían haber gripado definitivamente la máquina de Sampaoli.

El partido en sí no fue normal desde el inicio, porque los planes sobre la pizarra de Garitano y Sampaoli saltaron por los aires a los 59 segundos. Ése fue el tiempo que tardó en abrir la lata el Depor. Casi sin asentarse en el campo, Juanfran puso un preciso centro para que Babel, una de las novedades en el once coruñés, se adelantase a la defensa sevillana para batir a Rico de cabeza.

El gol dispuso un partido volcado hacia la portería de Tyton, con un Sevilla dominador y un Depor a la espera de cazar a la contra. Los hispalenses tiraban de paciencia, con Mariano y Nzonzi como mejores vías de penetración. Pero les costaba, vaya si les costaba. Y es que los blanquiazules presionaban y atosigaban las líneas de pase una y otra vez. Sólo Ganso, de un genial taconazo, encontró una grieta en la línea defensiva, pero Tyton le ganó la partida a Sarabia.

En esa dinámica Florin Andone decidió saltarse el guión con una jugada de genio, de delantero liberado tras marcar la última jornada su primer gol de la temporada. Primero con un caño a Pareja, luego colándose entre Carriço y Kranevitter y, por último, definiendo con calidad ante Rico. El 2-0 llegó bordeando el descanso y hacía soñar a Riazor con un día plácido, pero el que dé por muerto al Sevilla es que no conoce a este equipo. Nzonzi tardó dos minutos en recortar la distancia con un gol clave para dejar todo abierto para el segundo tiempo.

Sampaoli decidió impulsar más la reacción tras el descanso sentando a Çarrico, metiendo a Vitolo y variando el dibujo a defensa de cuatro. Si el movimiento del técnico argentino fue de ambición el de Garitano minutos después fue para conservar: Borges por Çolak. El partido volvió al minuto dos, con el Sevilla atosigando ante el firme muro blanquiazul. Y de nuevo llegó una contra, esta vez para añadir más ingredientes: polémica. Andone se fue solo, Mercado lo empujó ingenuamente cuando iba a rematar y Mateu mandó seguir. Otro error contra los coruñeses, y ya van… Muchas, y siguieron, porque Mateu le perdonó la roja a Vietto a seis minutos del final.

Y tras la polémica, llegó el ciclón, como no con Vitolo de protagonista. Él trajo la calidad en el segundo tiempo y la definición para empatar y seguir disfrutando de su año más dulce. Y agarrado al internacional canario el Sevilla creyó y Mercado, en el 93’ terminó por doblegar a un Depor que por unas cosas u otras, tiene metida la cabeza en el fondo de la tabla.