Temas del día Más temas

Buonanotte en la UC

El primer acercamiento de Diego Buonanotte con el fútbol chileno ocurrió a mediados del año pasado. Eso fue lo que dijeron algunos medios de comunicación en Valparaíso. El argentino sonó como refuerzo de Santiago Wanderers, que entonces era dirigido por Emiliano Astorga. Buscaban un reemplazante del también trasandino Jorge Luna, de enorme campaña en el elenco porteño. Quisieron al ex '10' de River Plate, pero al final no pasó nada.

Una temporada más tarde fue Mario Salas quien sí pudo traer al zurdo. Llegó desde Grecia, del AEK Atenas, un cuadro grande de allá. Aunque días antes de confirmar su llegada a Universidad Católica, también lo sondearon desde el Monumental. "Hubo comunicaciones entre mi representante y Colo Colo, pero nada más que eso. Lo dejé todo en manos de él. No es bueno estar metido en las negociaciones", dijo entonces.

Al final, Buonanotte fue presentado como refuerzo en San Carlos de Apoquindo, el 22 de julio pasado. "Es un equipo que siempre conocí. Conozco su historia. Jugar competencias importantes lo hace un club más grande", afirmó en la oportunidad. Casi cuatro meses han pasado desde entonces y el argentino ha respondido al gran cartel que poseía cuando llegó. Hoy es vital en el funcionamiento de los cruzados. 

El zurdo ha convertido seis goles en el torneo. Junto a Nicolás Castillo, es el máximo anotador en la UC. En el 1-4-2-3-1, 1-4-2-1-3 ó 1-4-4-1-1 que emplea Salas, no se mueve de su posición de volante ofensivo. Encaja a la perfección con la idea de juego de los cruzados, que intentan desarrollar un fútbol veloz, por los costados y con desdoblamientos de los volantes. Sus cambios de ritmo con y sin balón o mediante el pase vertical hacia la llegada del receptor desajustan a los rivales. Son la quinta marcha que todo equipo veloz precisa para el desequilibrio ofensivo.

Mención aparte amerita su interacción con Castillo. Es el compañero más próximo en la cancha, en el vínculo posicional '9' con el '10'. Pero el patrón de conducta entre ambos es inverso. En los hechos trascendentes, en los goles, no es la clásica jugada del volante ofensivo dejando solo al centrodelantero para que marque. Lo de ellos, en el plano táctico, es lo que se conoce como Permutación (intercambio de posición y función en ataque).

De los seis tantos anotados por Buonanotte, cuatro fueron con asistencias del '9' de la UC. Otro fue tras un pase de Enzo Kalinski y el que falta es el cañonazo que clavó en un ángulo en el 5-1 de ayer ante Antofagasta. En términos generales, Castillo desciende o se alinea con el zurdo y este ataca el espacio. Aprovecha el arrastre del marcas de su compañero, para ganarles las espaldas a los zagueros (apoyo de ruptura). Así anota para los cruzados, tras recibir la asistencia del centroatacante.

Las coordinaciones defensivas con el ariete de la UC también funcionan con eficacia. Con los aleros (José Pedro Fuenzalida y Ricardo Noir) replegados por los costados en función del avance de los laterales rivales, el zurdo y Castillo deben encargarse de neutralizar la circulación del balón entre los zagueros y el volante central oponente. Aquí opera un mecanismo táctico Bielsista: si por la presión del '9' cruzado, un defensor juega con el otro, es el argentino el que sale a marcar y el ariete desciende, encargándose del '6' rival que antes controlaba el '10' de la UC.

Este mini proceso de coberturas alternadas es el típico mecanismo defensivo de los zagueros centrales ante un '9' que se mueve transversalmente. Como en los equipos de Marcelo Bielsa, los cruzados lo desarrollan unos 30 ó 40 metros más adelante. Es concordante con la idea de recuperar la pelota arriba y no cerca de la propia área penal. Buonanotte, un '10' explosivo, más proclive a la ruptura, al tiro de media distancia y al proceso creativo desvinculado del ajetreo defensivo, lo hace sin problemas. Sin duda que hasta ahora ha sido un excelente aporte.