Competición
  • Bundesliga
  • LaLiga Santander
  • Ligue 1
Bundesliga
LaLiga Santander
Ligue 1

Fútbol colombiano

América de Cali terminó con la pesadilla y volvió a Primera

Venció 2-1 al Quindío en el Pascual Guerrero y dejó atrás 1887 días en la segunda división. Hernán Torres el DT que lo hizo posible.

América de Cali terminó con la pesadilla y volvió a Primera

Una nube de humo rojo impedía ver la cancha, a los protagonistas. Solo se escuchaban los himnos protocolarios, el "dale rojo dale", el "volveremos, volveremos, volveremos a la A". La conjugación del júbilo, el nerviosismo, la fe, el deseo de que explotara la contenida alegría.... todo, en las tribunas del Pascual. Todos rendidos ante los dirigidos por Hernán Torres.

Y con ese fervor que bajaba de las tribunas, América fue al frente en busca de un gol que se asomó desde los primeros minutos, cuando Herner frente a la puerta rival definió como defensa, rechazó. Poco después, Camilo Ayala tras un mal despeje de Julián Mesa, definió fuerte, era gol, pero Riket fue arquero, defensa, fue un muro, un seguro de vida y desvió el balón.

No obstante a la frustración, América conoció el camino fiable, estaba por la derecha. Por el costado de Camilo Angulo, por donde también caía Borja, Lucumí, Mosquera. Por allí estaba la debilidad de los vestidos de verde, equipo con manifestaciones de nerviosismo en algunos jugadores.

Desde allí, desde la derecha, se levantó el balón del estrépito. Lucumí, sereno y eléctrico, enganchó a un rival, centró y 'Tecla' Farías recibió en el segundo palo, controló con el pecho, sacó la zurda y castigó. De fábula para el esforzado argentino (20'). Fiesta, fiesta en el Pascual. América cerca de la A.

Empero, todos los objetivos de los 'diablos rojos' tienen un alto contenido de sufrimiento. En la primera pisada al área del Quindío se refrendó. Levantaron un tiro de esquina, Jonny Mosquera quiso despejar y la metió en su puerta (26'). Silencio en el Pascual.

Lo que tanto les costó a los de Hernán Torres, los visitantes lo hicieron con sencillez. Pero América no renunció, Lucumí los aupó, insistió animoso, hasta que lo derribaron en el área rival, penalti y gol de Martínez Borja. Con los nervios de un reportero de guerra, cobró arriba al palo izquierdo de Mesa (46'). América se fue más tranquilo a los camerinos.

Salió con más rebeldía Quindío, ganando los rebotes, buscando por aire la igualdad en el marcador, posicionado y haciendo circular el balón en campo de un América que se sucedía en la mala entrega del balón. Momentos de desespero para los rojos. Fue cuando Herner y Cortés respondieron con solvencia. En el otro campo, Borja puso la calma, asistió a Lucumí, quien se excedió en confianza y frente a la puerta desperdició la clara opción de gol.

América recurrió al combate y perdió. Terminó jugando con cinco defensas. Borja le cedió su lugar a Camilo Pérez. Se pusieron de pie los aficionados para despedir a Farías, quien le dio paso a Jhonny Vásquez. La hinchada pitaba desesperada y los jugadores en el campo se defendían. Montaño y Lucumí se fueron expulsados. El árbitro cogió el balón, hizo sonar las tres notas finales que anunciaron que América vuelve a la A.