MAVERICKS 87-SPURS 94

Los Spurs remontan ante Dallas y van por un récord de visita

Gasol no jugó en Dallas y su equipo se sobrepuso a un horrendo tercer cuarto en el que llegó a perder por 13. El mejor inicio a domicilio, muy cerca.

http://es.global.nba.com/boxscore/#!/0021600272
RONALD MARTINEZ AFP

Por un momento, parecía que los Spurs estaban a punto de estrellarse por segunda noche consecutiva, otra vez ante un rival muy inferior y lastrados por una evidente anemia ofensiva. Pero ganaron precisamente porque ese rival, Dallas Mavericks, es incapaz de anotar con consistencia (equipo menos anotador de toda la NBA, 91,2 puntos por noche). Eso permitió a los de Gregg Popovich remontar un 62-49 al que habían llegado tras pasarse la mitad del tercer cuarto (y 13 posesiones consecutivas) sin anotar. Pero apareció Patty Mills y con la inestimable ayuda de Kawhi Leonard sellaron un triunfo (87-94) nada brillante pero útil: 15-4 y ya 11-0 fuera de casa. A una victoria a domicilio de los Knicks de la 1969-70 y a tres del mejor inicio histórico, el 14-0 de los Warriors de la pasada temporada. ¿Sus próximos partidos fuera de casa? En Milwaukee, Minnesota y Chicago. Los tres en cuatro días (5-8 de diciembre).

Los Spurs no tienen la brillantez ofensiva de tres años atrás. Eso quedó claro la temporada pasada y es todavía más evidente en la actual. Pero ganan por cultura, por inercia, por una solidez a prueba de bombas (al menos, fuera de su pista). Muchas noches no es divertido, pero un 15-4 de apertura de la era post Duncan es un excelente primer balance. En Dallas, ante un rival depauperado (3-14) no jugaron Tony Parker, Manu Ginóbili y Pau Gasol. Los tres descansaron y los dos últimos ni hicieron el (corto) viaje. Pau había sido titular en los 18 partidos anteriores y Kawhi, el indestructible, queda como única constante de un equipo que ha utilizado ya ocho quintetos diferentes.

Con las cosas cuesta arriba (75-67 a falta de menos de diez minutos) apareció Patty Mills en versión eléctrica: 15 de sus 23 puntos en un último cuarto en el que sus triples cambiaron completamente la inercia. Kawhi sumó en plena remontada siete puntos casi seguidos (acabó con 21 y 7 rebotes sin tirar bien: 5/16) y los Spurs ganaron. No fue bonito ni brillante, fue una vez más funcionarial. Sin Parker, Pau y con un día de absoluta desconexión de LaMarcus Aldridge: 5 puntos, 2/9 en tiros. Cuestión de cultura… o de rival. Los Mavericks mandaron durante 16 minutos pero no pudieron hacerse fuertes ante la carga final de su rival. Seth Curry (que llevaba 14 puntos desde el banquillo) se lesionó y Dirk Nowitzki sigue sin jugar. Los triples de Wesley Matthews (5/11, 26 puntos) y el trabajo de Bogut (12 rebotes, 5 asistencias) no bastaron, no con un partido bastante gris (17 puntos, 2 rebotes) de Harrison Barnes. No ante un rival que esta vez jugó con Laprovittola (7 puntos) y Dedmon como titulares pero que se sabe el libreto de memoria. Y está 11-0 fuera de casa. Estará siendo más o menos bonito, pero es ciertamente impresionante.