Competición
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Final ATP World Tour
Campeonato Brasileño Serie A
Final ATP World Tour
FINALIZADO
daniil_medvedev Daniil Medvedev Daniil Medvedev
6 4
stefanos_tsitsipas Stefanos Tsitsipas Stefanos Tsitsipas
7 6

NBA

Barkley nuevamente ataca el juego de los Warriors

El mítico exjugador vuelve a montar jaleo por unas declaraciones polémicas. Otra vez contra los Warriors... pero con el mensaje equivocado.

Barkley nuevamente ataca el juego de los Warriors
JOE MITCHELL REUTERS

Charles Barkley fue uno de los grandes de la historia de la NBA y es, ahora, uno de los comentaristas más polémicos de la gran liga. Nunca deja indiferente a nadie en TNT, donde ha convertido en (muy lucrativa) profesión ir siempre más allá y dar titulares lo suficientemente escandalosos, aunque a veces algo forzados. Es sabido, además, que no siente ningún aprecio por Golden State Warriors, a los que ha lanzado todo tipo de recados en los últimos meses: que si los equipos de su época los machacarían, que si no se puede jugar a base de lanzar constantemente desde el exterior, que si Kevin Durant optó por la peor vía posible cuando eligió marcharse a jugar a Oakland...

Pero Barkley fue más allá en la previa al duelo entre los Warriors y los Rockets porque en su intento de menospreciar al actual subcampeón entró en un terreno delicado... y ciertamente machista al referirse de forma despectiva al estilo de juego de los de Steve Kerr como "de chicas". Esto fue lo que dijo Barkley: " Quizá soy un tipo de la vieja escuela pero nunca voy a apreciar ese estilo de juego como de chicas (little girly basketball) en el que todo se basa en meter más puntos que tu rival. Me encantan el baloncesto femenino universitario, el entrenador de las chicas de Connecticut, Geno Auriemma, es uno de los tipos a los que más aprecio. Pero no quiero eso para la NBA”.

No se trata de ser o no de la vieja escuela o de ser más o menos aficionado a una u otra forma de jugar. Se trata, sencillamente, de evitar ciertos clichés y lugares comunes que a estas alturas ya no deberían tener cabida ni en la sociedad ni, desde luego, en sus medios de comunicación.