MOTORMERCADO

Llega a Chile la segunda generación del Suzuki S-Cross

Además de cambios en el diseño exterior y en la materialidad del interior, este SUV agrega el nuevo sistema "All-Grip". Conoce de qué se trata en AS.

Llega a Chile la segunda generación del Suzuki S-Cross
Andres Poehler W

La segunda generación del Suzuki S-Cross llegó a Chile en un lanzamiento realizado en la precordillera de Santiago, más específicamente en los paisajes del Embalse El Yeso, lugar ideal para conocer las prestaciones del nuevo vehículo de la casa japonesa.

Con importantes cambios exteriores y en el interior, el nuevo S-Cross llega en la misma motorización de 1.6 litros y en versiones 4x2 (delantera) y 4x4, ésta última traducida en el nuevo sistema "All Grip". Esta tecnología es una evolución del 4x4 como indican en la marca, en donde la adaptación a cualquier tipo de terreno se traduce en seguridad y eficiencia de combustible mediante los modos de manejo que trae.

Nos detenemos en el "All Grip" para destacar que los nuevos S-Cross vienen con cuatro modos de manejo en este sistema: Auto, Sport, Lock y Nieve/Barro. En el Modo Auto, el S-Cross usa 2WD por defecto para priorizar la economía de combustible, pero cuando detecta que las ruedas patinan, cambia inmediatamente a 4WD para lograr una conducción estable. Una vez que las ruedas delanteras recuperan el agarre, el vehículo cambia nuevamente a 2WD.

En tanto, en Sport (deportiva) es cuando el auto requiere de cambios de velocidad de manera frecuente. En este modo el motor cambia a características que generan alto torque optimizando la apertura del acelerador, lo que mejora la respuesta de aceleración. Todo esto mejorará la conducción sobretodo en las curvas.

El Modo Lock es usado para cuando el vehículo necesita capacidad máxima de liberación de fuerza para seguir adelante cuando se encuentra atascado o se enfrenta a superficies resbaladizas, barrosas o caminos en mal estado. Finalmente el Modo Nieve/Barro permite no perder el control sobre terrenos difíciles como la nieve, gravilla, ripio, calamina y otras superficies resbalosas.

Estas interesantes innovaciones introducidas a la nueva generación del modelo hacen que sea muy atractivo para los conductores aventureros, clientes de Suzuki acostumbrados a la 4x4 permanente u opcional, que ahora contarán con un selector de programas de manejo, sin perder las características de tracción de los vehículos de la marca. En otras palabras, tracción mejorada y adaptable a las condiciones.

En nuestra travesía hacia el Embalse El Yeso, el nuevo S-Cross siempre tuvo una respuesta acorde al tipo de camino con que nos encontramos. En descenso, la caja actuó muy bien para ir enganchados, adaptando el tipo de modo a cualquier situación con que nos encontramos.

En cuanto a diseño, ahora la parte delantera cuenta con formas más definidas y un cambio más radical, con una impronta marcada característica de los SUV. Tanto sus luces, como el capó y su frontal muestran un aspecto más robusto que lo que lucía la generación anterior. La zona de los parachoques tanto delantera como trasera viene en color negro para poder hacer frente a todo tipo de caminos.

La carrocería incorpora acero de alta tensión para incrementar la dureza y a la vez ligereza, logrando un peso bruto del vehículo de 1.720 kilogramos. Los frenos delanteros son discos ventilados y los traseros con disco sólido, presentes con sistema ABS y asistencia de frenado.

Hablando de capacidades, y pensando en los viajes y la vida outdoor, el estanque de combustible viene con 47 litros y el maletero con 430 litros. Si abatimos los asientos, duplicamos a 875 litros. El nuevo Suzuki SX4 S-Cross viene con neumáticos 215/60 R16 en las versiones 4x2, y 215/55 R17 en las All-Grip (4x4).

Notamos también que la eficiencia de combustible se incrementó (medida desde Santiago hasta El Cajón del Maipo y luego Embalse El Yeso): 15.8 km/lt de consumo mixto, superando levemente a los publicados por la competencia de este modelo (Nissan Qashqai y Ford Ecosport).

En el área chica de las características técnicas, el auto viene con norma Euro 5, VVT, múltiple de admisión variable, y con un nuevo diseño del múltiple de escape. Hubo modificación de las piezas internas del motor y en la válvula de liberación de presión de aceite.

En equipamiento, llega en 9 colores y dependiendo de la versión en su exterior contará con: llantas de aleación aro 16” y 17”; espejos laterales con forma aerodinámica con luz intermitente integrada; techo panorámico; luces con proyector LED y halogénas; encendido y regulación automática de altura de luces; espejos retrovisores eléctricos y abatibles eléctricamente; limpiaparabrisas con sensor de lluvia; biseles cromados en neblineros, entre otros.

Sobre las versiones, el S-Cross llega en dos alternativas para el 4x2 (1.6 litros con caja manual y otra de caja automática). Y cuatro alternativas para la tracción 4x4 (GLX en caja manual y automática; y Limited en las mismas versiones de caja).

Sin dudas, atractivas mejoras que están entre un "facelift" y una segunda generación del modelo. Lo que más llama la atención son los nuevos modos de manejo y que tuvimos la oportunidad de probar. Responden bien, y entregan más seguridad a la hora de internarse por parajes desconocidos.


La meta de Suzuki, representada en Chile por Derco, es la venta de 100 unidades por mes. Hay un bono de lanzamiento de $200.000 y los precios (a diciembre 2016) son los siguientes:

Suzuki SX4 S-Cross 2WD

1.6 MT GL $ 11.790.000

1.6 AT GL $ 12.690.000

Suzuki SX4 S-Cross 4WD All-Grip

1.6 MT GLX $ 13.240.000

1.6 AT GLX $ 14.140.000

1.6 MT Limited $ 13.990.000

1.6 AT Limited $ 14.890.000

Foto portada: Lanzamiento S-CROSS 8.jpg

Foto 2: Lanzamiento S-CROSS 9.jpg

Foto 3: Lanzamiento S-Cross 11.jpg