PREMIER LEAGUE: JORNADA 18ª

Las 5 conclusiones que deja el primer día del 'Boxing Day'

La primera jornada de 'Boxing Day' dejó varios protagonistas: desde Conte y Chelsea, a Mourinho y su emergente United. Alexis sigue siendo decisivo.

Giroud, Hazard, Ibrahimovic y Yaya Touré, entre los protagonistas de las cinco conclusiones que deja la primera jornada del Boxing Day en la Premier League inglesa.
DIARIO AS

El 'Boxing Day', ese salvavidas al que se agarra el espectador español ante la impuesta abstinencia futbolera en fechas navideñas, dejó varios detalles que amenizaron y hasta alegraron la tarde del 26 de diciembre. Ahí van algunos de ellos.

¿Costadependencia? 'Pedro Rodríguez Soluciones'

El Chelsea de Conte está de récord: 12 partidos seguidos ganando, lo que nunca habían conseguido los de Stamford Bridge, ni siquiera con la llegada del mecenas Abramovich. A falta de Costa, seguramente el jugador más determinante de toda la Premier, los secundarios reivindicaron que el papel de protas no les viene grande. Pedro, que como Cesc se está reencontrando con el fútbol y consigo mismo, marcó un doblete; Hazard, que esta temporada ha vuelto a brillar como la estrella que es, anotó, gustó y se gustó.

Haga lo que haga el Liverpool, el Chelsea seguirá liderísimo de una Premier que pinta azulona desde que Conte cambió el esquema y su máquina empezó a carburar. Están en un momento en el que no se les puede descartar para nada, ni siquiera si les diera por presentarse a un liga de canicas o de ballet.

El United ya se reconoce

Mourinho y su United han conseguido algo tan difícil como importante: ponerse frente al espejo y reconocerse. El estilo va asentándose y los buenos resultados, llegando. No pierde desde el 3 de noviembre y encadena cinco victorias seguidas. En lo que a la Premier se refiere, eso le vale para consolidarse en Europa League y tener a tiro de un par de partidos la Champions.

Mucha culpa de ello tienen dos de sus estrellas, Ibrahimovic y Mkhitaryan. Además de hacer el segundo, el sueco dio el primero y el tercero. A sus 35 años, suma y sigue como si fuera un chaval. Lo dicen, más allá de su figura, sus datos: 11 goles en los últimos diez partidos, un sello acorde a su gran 2016. Por su parte, el armenio, muy cuestionado en su inicio, ha roto al fin en el gran fichaje que se esperaba que fuese. Cerró el marcador con una suerte de escorpión espectacular (en fuera de juego) y completó un partido al nivel que se le exige.

El Arsenal sufre, pero puede seguir soñando

Cuesta explicar la estrechez con la que el Arsenal se impuso al West Bromwich porque lo hizo todo para regalarle a su afición más goles que celebrar. Seguramente fuese por una mezcla de mala suerte, falta de puntería y buen planteamiento de Pulis, lo que en suma llevó a los de Wenger a sufrir hasta el final, momento en el que apareció Giroud para cabecear a gol con su marca abrazándole como si fuera un peluche.

Pese a no ser decisivo, Alexis volvió a sobresalir. El chileno sigue siendo la joya de la corona de un Arsenal en buena posición. Aun tratándose de un equipo y un entrenador que parecen condenados a no avanzar según vayan acercándose a un título grande, ahí están, en Champions y a la espera de tropiezos.

El Leicester suplica por la Champions

Lo del Leicester en Premier esta temporada continúa siendo un suplicio, como si estuviera pagando el peaje de tanta alegría como disfrutó la anterior. Sólo han ganado un partido en el último mes y están a tres puntos del descenso.

Con todo, mantuvo buena parte del partido sus opciones de puntuar, sin desarmarse en exceso con el gol de Lallana. Pero con el añadido ya encima terminó hundiéndose en una jugada en la que acusó la falta de intensidad en el área rival, donde perdió el balón, y en la propia, donde Lukaku culminó a su antojo la contra para firmar el 0-2. Los de Ranieri necesitan ya una noche de Champions.

Yaya, Guardiola y las segundas oportunidades

Intuyó el City con acierto la dirección a seguir hasta llegar al triunfo, pero tuvo que esperar hasta el 73' para que Touré señalase el camino exacto para conseguir los tres puntos. El africano no falló desde el punto de penalti y abrió un resultado que se zanjó con un 0-3. El Hull se resistió hasta que lo descosió el gol de Yaya, que demostró, al alimón con Guardiola, que las segundas oportunidades existen. De apenas dirigirse la palabra han pasado a la confianza mutua: el entrenador le pone de titular y el jugador, a cambio, qué menos, responde. ¿Qué dirá Raiola sobre ello?