El método Colo Colo

El equipo más popular del país tiene problemas para retener a sus figuras. Suena contradictorio porque -se supone- debería ser el mejor lugar para estar en Chile: es el cuadro más popular, tiene una gran infraestructura, es protagonista y la mejor vitrina para saltar al extranjero. Entonces, ¿por qué los jugadores no se quieren quedar en Colo Colo?

El Cruz Azul mexicano quiere a Martín Rodríguez. No tiene problemas en pagar los dos millones y medio de dólares que cuesta la cláusula de salida y los más de tres millones de la operación total. Blanco y Negro, desesperado al ver que pierde a una de sus figuras y pieza clave del esquema de Pablo Guede, ha recurrido a increíbles maniobras para retenerlo. Entre ellas, ofrecerle un suculento aumento de sueldo, derechamente no reconocer la cláusula de salida, intentar comprarle la mitad restante del pase a Huachipato para frenar la venta y varias llamadas telefónicas persuasivas de Guede al propio Rodríguez.

El asunto tendría fácil solución si Rodríguez quisiera quedarse. Pero el detalle es que el hábil extremo tiene unas ganas tremendas de mandarse a cambiar de Macul. ¿Por qué? Porque cuando hace un buen tiempo pidió que revisaran su situación, no lo inflaron. Los dirigentes albos aparecieron recién este semestre. Y tanto el jugador como sus representantes sabían que la cláusula de salida era abordable para los interesados en un jugador que andaba en ese nivel. Por eso, fueron ellos quienes no le respondieron al Cacique.

Claudio Baeza, en tanto, quedará libre dentro de seis meses. El polifuncional futbolista no quiere renovar y así, en julio próximo, analizar él directamente las ofertas que puedan llegarle. La historia no es nueva. Pasó exactamente lo mismo cuando Bryan Rabello quedó libre y se fue al Sevilla. Colo Colo no aprendió la lección. Baeza y su entorno solicitó aumentos y mejoras, pero tampoco le dieron la hora. Y ahora está contando los días para emplumárselas del Monumental.

Los errores administrativos son evidentes de Blanco y Negro e intentan soslayarlos con manotazos de ahogado y bravatas de patrón de fundo que finalmente lo hunden más.

Quizás lo que mejor responde a la pregunta de por qué las estrellas de Colo Colo se quieren ir sea la declaración del gerente deportivo de los albos, Oscar Meneses, quien dijo sobre la situación de Baeza que "si no reacciona, nosotros estamos en todas de la ley para no inscribirlo". La amenaza de dejarlo sin jugar un semestre, que está en la misma categoría ética de no reconocer la cláusula de salida de un contrato, explica muchas cosas.

Hay un método, un proceder, una filosofía de gestión de Blanco y Negro que no sólo no está funcionando, si no que se está convirtiendo en un balazo en el pie.