Un chispazo de Tony Romo en la victoria de los Eagles

Eagles 27 - Cowboys 13

Un chispazo de Tony Romo en la victoria de los Eagles

Un chispazo de Tony Romo en la victoria de los Eagles

James Lang

USA Today Sports

La presencia del legendario QB de los Dallas Cowboys animó un tanto a su equipo, que sucumbió ante sus rivales de división con un gran Zack Ertz.

Un chispazo. Un chupitín. Un sorbo. Una aparición fugaz de Tony Romo es todo lo que ha necesitado el Philadelphia Eagles - Dallas Cowboys para elevarse por encima del mundanal ruido. Fue un drive. Nada más. La aparición Romiana sólo necesitó tres pases, de cuatro intentados, para 29 yardas, un touchdown y una sensación a medio camino entre la excitación y la calidez del hogar, para convencernos, una vez más, de con que clase de jugador estamos jugando.

Aaaaah, fue maravilloso.

Y nada más. Un puñetero drive es todo lo que nos dejó Jason Garrett disfrutar de Tony Romo. Su equipo, los Cowboys, perdieron por 27 a 13, entre otras cosas, por eso. Porque el primer cuarto lo jugó Dak Prescott, todo correcto, pero a partir de ahí entró en el campo Mark Sánchez y, mira, no. Esta película la hemos visto muchas veces, casi tantas como las de Romo, pero lo que nos produce es terror y/o hastío. Sus dos intercepciones, su 8 de 19 para menos de 100 yardas, son parte esencial de unos Cowboys que no se parecieron en nada al mejor equipo de la NFC.

Justo es señalar que, por ejemplo, tampoco estuvieron Zeke Elliott y Sean Lee. Ambos jugadores ni siquiera vieron el campo, dejando claro Garrett que no quería bromas con ellos porque son, muy probablemente, los dos tipos más difíciles de replicar en toda la plantilla.

Los Eagles, por su lado, aprovecharon la oportunidad para dar una buena alegría a su afición, que ganar a Dallas siempre les da enorme gusto. El que más brilló fue Zack Ertz, que volvió loca a la defensa de los Cowboys (¿he dicho ya que no estaba Sean Lee?) y cogió 13 pases para dos touchdowns y 139 yardas.

Todo esto les da un poco igual a los Cowboys. Dentro de dos semanas comenzarán la pelea por ganar la Super Bowl y lo de hoy no lo recordará nadie en Dallas... salvo el haber visto a Romo, quizás por última vez, llevar la alegría a la parroquia.

ESTADÍSTICAS COMPLETAS DEL PARTIDO.

0 Comentarios

Normas Mostrar