COPA DEL REY

Los 4 damnificados en Real Madrid tras la eliminación

La zaga concedió ocho ocasiones y dos goles en Vigo, Isco y Asensio no aprovecharon la ocasión, Cristiano no es Cristiano... Pero no fueron lo peor. Hay hombres más señalados.

El Madrid acumula tres pinchazos en los últimos cuatro partidos, con los que repite el bajón vivido hace dos años cuando también ganó el Mundial de Clubes y protagonizó todo un desplome en enero. Una derrota, la de Sevilla (2-1), ha servido para que los perseguidores en Liga se le acerquen. La otra, ante el Celta en la ida de cuartos de la Copa (1-2), hizo que la eliminatoria se pusiera cuesta arriba. Y el empate de anoche (2-2) le valió un KO inesperado. Éste ha sido el palo más duro de lo que va de temporada y retrata a cuatro protagonistas por el encima del resto.

La zaga concedió 12 ocasiones (seis remates a puerta) y vio cómo el Celta marcó dos goles y perdonó varios más, Isco y Asensio no aportaron la chispa adecuada y no aprovecharon la oportunidad brindada con tantas bajas, y Cristiano aún sigue sin ser Cristiano. Sin embargo, Zidane, Coentrao, Danilo y Benzema quedaron bastante más señalados en Balaídos. Al técnico se le perdona porque esto sólo es un borrón entre tanto acierto. Lo del portugués puede ser la gota que colma el vaso. Tener que cambiar todo un planteamiento porque está fuera de forma y no se puede tirar de él ni como parche, le debe pesar al jugador y a quien una y otra vez confía en que un día sumará. Lo del brasileño es simplemente mitad mala suerte, mitad falta de talento. Hoy estará en boca de todos. Y lo del francés comienza a ser preocupante: no hay un jugador que goce de tanta confianza y que genere tanta desconfianza.

1- Zidane

El planteamiento inicial no fue malo, con matices, pero demasiado arriesgado de salida. El Madrid no necesitaba un resultado heroico, sino una victoria holgada más para pasar a semifinales. El agitamiento y la buena movilidad en ataque trasladó los nervios y el desorden a la defensa. Es cierto que el dibujo descolocó al Celta durante media hora y pudo tener más premio, pero jugar tan a la desesperada también se volvió en contra, desfondó antes del descanso a su equipo, concediendo demasiados espacios al Celta. Ahí llegaron tres ocasiones claras de Aspas y compañía y el gol en contra que puso todo cuesta arriba. Sorprendió, sobre todo, la suplencia de Lucas Vázquez, el jugador más en forma en los últimos partidos. Después, el técnico volvió a estar lento con los cambios y condescendiente con Benzema. Tardó demasiado en buscar alternativas. Lucas salió en el 75', Morata, otras veces salvador, en el 79' y Mariano en el 88'... Zidane se ha acostumbrado tanto a aprovechar los alargues, que hace planes a 95 minutos vista.

2-Coentrao

No jugó y alguno se sorprenderá por verlo en este reparto de responsabilidades. Pero es que él condicionó todo. Su baja forma hizo que Zidane tuviera que variar todo el sistema porque el portugués no estaba para ocupar el lateral por las bajas de Carvajal y Marcelo. Su alineación, en condiciones normales (costó 30 millones de euros), hubiera permitido ver a un Madrid más natural con cuatro defensas o dos carrileros de verdad y no con Casemiro de central y Asensio en la banda. Zidane volverá a salir en su defensa suya e incluso valorará que, tocado, apretó hasta el final para viajar a Vigo. Pero su trayectoria no se mide sólo por este partido. Coentrao ha disputado sólo 150 minutos esta temporada de los más de 3.000 minutos jugados. Y su poca aportación no es algo nuevo. Desde que llegó en la temporada 2011-12 éste ha sido su peso en el equipo: en la primera temporada sumó 2.222 minutos, que no estando mal, son sólo casi la mitad de los 5.220 jugados. En la siguiente (12-13), en la que fue expulsado cuatro partidos por insultar a un árbitro y se quedó sin ir a Villarreal tras ser pillado fumando, sumó 2.447' de los 5.490', también con su gran valedero, Mourinho, en el banquillo (lo puso hasta de lateral derecho ante el Barça). En la 13-14 su rendimiento comenzó ya a ser sospechoso, y aun así contó con sus defensores: 1.508 minutos de 5.400. En la siguiente (14-15) el rendimiento fue irrisorio: 996 minutos de 5.310. Tanto que en la 2015-16 tuvo que ser cedido al Mónaco, donde lejos de brillar volvió a repetir comportamiento: jugó 1.408 minutos de 4.140. Es decir, que Coentrao es uno de los pesos pesados de este Madrid y uno de los más veteranos habiendo jugado sólo el 30,5% de los minutos. Verlo calentar en Balaídos sufriendo para mantener la respiración fue duro.

3-Danilo

El brasileño se entrega, da la cara, no se esconde y lo da todo. Seguramente no le dé para jugar en este Madrid, pero al menos se emplea con profesionalidad. Lo triste es que está gafado. Tras marcarse un gol en propia puerta ante el Sevilla, repitió ante el Celta con mucha menos responsabilidad. Una parada de Casilla le rebotó en la pierna decisivamente. Él se rió por no llorar. Como lateral anda justo para hacerle sombra a Carvajal, pero como llegador no es tan mal jugador como se dice. Ahora, por dentro, como interior, es desesperante. Verle jugar entre líneas fue doloroso. Danilo fue el jugador del Madrid que más balones perdió en Vigo: ¡¡¡21!!!. Y si su incidencia en el juego penaliza en defensa y no suma en ataque, sus números como talismán (de los rivales) son para echarse a temblar: siempre que es titular, el Madrid encaja gol (ya van 51) y cuando él juega, el Madrid baja su porcentaje de victorias drásticamente (del 78% al 64%). En el Bernabéu Zidane ya no se atreve a ponerlo. Y fuera igual ya se le han quitado las ganas.

4-Benzema

Su talento le permite estar donde está, pero su frialdad, el amor propio y el hambre le impedirán ser un delantero que pase a la historia. En Vigo, el delantero gozó una vez más de la confianza ciega de Zidane, pese a que el madridismo prefería explorar otras vías como la de Morata atendiendo a su pronunciamiento en las encuestas previas al partido. Pues la respuesta del delantero fue no pisar ninguna de las dos áreas y rematar, en pleno vendaval en busca de la remontada, una sola vez, fuera y desde lejos. El francés lleva un gol en los últimos siete partidos, por lo que en este 2017 ha tenido mucho más peso su pérdida de balón, y consecuente paseíllo, en el Sánchez Pizjuán en el gol de Jovetic que tumbó al Madrid (2-1). No es de extrañar que con estos números Ramos y Cristiano hayan dado más del doble de puntos al Madrid esta campaña (7) que Benzema (3), o incluso que el Bernabéu ya le pite. Sus números (marca cada 140 minutos) hacen de Cristiano un jugador indiscutible pese a estar a años luz del ser el Balón de Oro que es y obliga a que se empiece a echar de menos a Bale como nunca antes había sucedido.