Los 6 pecados que gatillaron el fracaso de la Sub 20 de Robles

Sudamericano

Los 6 pecados que gatillaron el fracaso de la Sub 20 de Robles

El DT es sindicado como el máximo responsable de la magra actuación de la Rojita, que completó el peor Sudamericano en la historia de Chile.

Múltiples críticas recibió la Selección Sub 20, luego de quedar sin opciones de clasificar al Mundial de Corea del Sur. La magra campaña realizada en Ecuador, en la que no ganó ningún partido, deja al descubierto los múltiples errores que protagonizó el grupo liderado por Héctor Robles.

Armar un equipo para Vargas

Fueron varias las ocasiones que Héctor Robles salió a defender a Jeisson Vargas, a pesar de su error frente a Brasil, donde fue expulsado. El técnico armó un equipo para que él luciera, pero se olvidó de varios que quedaron esperando una opción y, de paso, el "líder" del equipo solo se quedó con los pergaminos iniciales y fue uno de los más bajos del equipo. 

Exceso de confianza

Antes del Sudamericano desde el cuerpo técnico y el plantel las frases eran contundentes. "Nuestra idea es ser campeones", afirmó Héctor Robles. "Que venga Brasil y Argentina". "Acá está el recambio", decían los jugadores. En cancha, sin embargo, no hubo nada de eso. El equipo que se propuso ganar el cupo al mundial y el torneo, se fue como el segundo peor tras Perú.

Exceso de libertad

Los jugadores tenían acceso excesivo a las redes sociales y las salidas al mall eran frecuentes, donde el corte de pelo era el principal pasatiempo para Vargas, Carreño y Dávila, entro otros. Encuentros con las novias postpartidos, representantes en el mismo hotel y muchos juegos de mesa en la concentración era lo habitual.

Poco análisis de los rivales

Robles dispuso una sala especial para ver fútbol y partidos del Sudamericano. Sin embargo, rara vez fue utilizado por los jugadores. A los único que se les vio fue a Carreño y Suazo. El resto, muy poco. 

La falta de gol del equipo

Chile se despidió del Sudamericano como la escuadra que menos tiros al arco dispuso. Ni Jeisson Vargas, ni Ignacio Morales, ni el resto de los atacantes de la Roja pudo quebrar el negro registro. La Rojita convirtió sólo dos goles: uno a través de José Luis Sierra y otro de Ignacio Jara en posición de adelanto.

Falta de respuesta desde el banco

Chile se limitó a utilizar el mismo esquema durante todo el campeonato. Sin embargo, cuando los nombres cambiaban el problema persistía. Nunca hubo una idea clara de juego, ni un funcionamiento, y cuando el equipo se veía sobrepasado, tampoco existía un plan B desde el cuerpo técnico.

0 Comentarios

Normas Mostrar