BULLS 121- SIXERS 108

Los Bulls muestran su mejor imagen para vencer a los Sixers

Mirotic juega buenos minutos para los Bulls ante unos Sixers en los que Sergio Rodríguez sigue perdiendo protagonismo y peso en la rotación.

0
Los Bulls muestran su mejor imagen para vencer a los Sixers
KAMIL KRZACZYNSKI EFE

A pesar de todos los pesares, los Bulls llegan en puestos de playoffs (24-25) al momento que decidirá su temporada… y tal vez las próximas. Después de ganar a Philadelphia (121-108) y mostrar una imagen ciertamente mejorada ante un rival sin, eso sí, Joel Embiid, los de Fred Hoiberg inician una tremenda gira de seis partidos por el Oeste, una durante la que se debería resolver, además, el futuro a de Jimmy Butler... para bien o para mal.

Butler (28 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias) y Wade (14+6+6) volvieron a ser titulares tras su suplencia disciplinar por indiscreción y los Bulls ganaron. Con un buen Rondo (8+5+10) que se ha convertido en algo así como el santo patrón de la segunda unidad: su tozudez a la hora de que al menos parezca que no pasa tanto como pasa contagió a un banquillo que aplanó (49-15) una guerra de segundas unidades que resultó decisiva: 14 puntos McDermott, 13 Zipser y un Mirotic que además cogió 3 rebotes y firmó un buen 6/10 en tiros. Tal y como están las cosas, no está mal.

Los Bulls se escaparon con un 13-0 al final del primer cuarto que les llevó hasta un 45-25 en el segundo, que los Sixers recuperaron (79-79) antes de irse definitivamente del partido. Sin Embiid, sin Okafor, todavía sin Simmons y con un Nerlens Noel frenado en la primera parte por las faltas. Primero Covington (21 puntos, 17 en la primera parte), después McConnell (14 puntos, 12 asistencias) y siempre Ilyasova (31+11) tiraron de unos Sixers que contaron con versiones muy pobres de Luwawu-Cabarro, Holmes, Saric… y Sergio Rodríguez. El canario está en su peor momento de la temporada: 3 puntos y 1 asistencia en solo 6 minutos, con un mal tramo de segundo cuarto en el que dejó un -12 que le condenó después a ir por detrás de Chasson Randle, no drafteado en 2015 y que jugaba la temporada pasada en la República Checa. Mala cosa.