SÓLO EN SUDAMÉRICA

El chárter chileno que casi provoca la descalificación de Tucumán en la Libertadores

Estas fueron las peripecias que tuvo que sobrepasar el equipo argentino para poder llegar a jugar el partido de revancha frente a Nacional en Ecuador.

0
El chárter chileno que casi provoca la descalificación de Tucumán en la Libertadores
GUILLERMO GRANJA REUTERS

Con una hora y media de atraso arrancó el partido entre Atlético Tucumán (ARG) y Deportivo Nacional (ECU). El equipo argentino, que finalmente ganó por la cuenta mínima, tuvo que pasar por una verdadera aventura antes de llegar al estadio Olímpico Atahualpa.

El chárter chileno en el que iba el equipo de Pablo Lavallén, Mineral Airways, pertenece a la empresa chilena DAP. Según información emanada del club, esta no contaba con el permiso para viajes internos en Ecuador, por lo que el avión se quedó varado en Guayaquil.

Tres horas estuvieron buscando un reemplazo al avión, mientras veían cómo se acercaba la hora del partido. El plan original, de llegar tres horas antes del partido, ya se había esfumado. Consultaron en cuánta empresa disponible local existiera, hasta que encontraron un chárter de Latam, empresa chilena-brasileña, que sí tenía permiso para viajar internamente en el país.

En el medio de declaraciones de dirigentes de Nacional y agentes de la Conmebol, quienes decían que iban a esperar los 45 minutos estipulados en el reglamento y nada más, el equipo de Tucumán viajó con la incertidumbre de no saber si alcanzarían a llegar al estadio y perder la oportunidad de seguir con el sueño en la Libertadores.

El avión recién despegó 40 minutos antes del horario previsto para el comienzo del partido y gran parte de la delegación del equipo, como su indumentaria, quedó esperando otro vuelo.

El chárter aterrizó en Quito 15 minutos más tarde del horario establecido originalmente para el partido. Ahí estaba esperando una caravana, establecida por el mismo embajador de Argentina en Ecuador, Luis Juez, que emprendió camino al Atahualpa. El bus llegó a ir a 130 kilómetros por hora en las calles de Quito.

Así las cosas, Tucumán llegó al estadio asediado de policías a las 22:09, casi una hora después del horario establecido por la ConmebolComo no habían podido despachar la utilería desde Guayaquil, el Atlético se vio forzado a usar la indumentaria de la Sub 20 de argentina, que este miércoles se enfrenta a Brasil en el mismo estadio.

Media hora más tarde de su llegada al estadio, y con escaso calentamiento previo, Tucumán salió a la cancha. El pitido inicial se dio a las 22:43, una hora y media después de lo previsto.

Finalmente el partido de revancha por la Copa Libertadores fue favorable para Atlético Tucumán. A pesar de los 2.300 metros de altura y el intrépido viaje, el equipo superó por un gol al Nacional de Quito, pero en un partido que duró más de 90 minutos, que les dio el paso a otra fase del torneo internacional.

Desde la empresa encargada del chárter, dijeron que se está investigando el cambio en la autorización en Ecuador y aseguraron que el vuelo de vuelta del equipo argentino sigue en pie con ellos.