Concepción

El esfuerzo del venezolano Dioni Guerra por radicarse en Chile

El ex seleccionado llanero volvió a la Octava Región, tras actuar en los 90 por Deportes Concepción. “Mi esposa y un hijo son chilenos. Me gustaría trabajar en el fútbol”, dice.

0
El esfuerzo del venezolano Dioni Guerra por radicarse en Chile

Dioni Guerra tuvo un paso por el fútbol chileno un par de décadas atrás. Entre 1996 y 1997, el ex delantero de la selección de Venezuela jugó por Deportes Concepción. En la Octava Región conoció a la penquista Ximena Toledo y se casaron. Luego, ambos partieron a hacer su vida en conjunto a la tierra natal de Guerra.

Hoy, la compleja actualidad que se vive en Venezuela fue la principal causa para que el otrora atacante, quien le anotó un gol a la Roja en las Eliminatorias para el Mundial de Francia 1998, esté de vuelta en Chile. Su propósito es radicarse en la capital penquista. Lleva cerca de dos meses en el país y, junto a los suyos, lidia por un nuevo comienzo.

"De momento, nos ha ido bien. Mi hijo ya está trabajando y yo tengo algunas propuestas de trabajo por ahí ahorita, con el Pato Almendra (ex futbolista de Concepción) y otros amigos más, pero todavía no hay nada concreto", manifiesta Guerra a AS Chile.

"Lo pensé muy bien para venir. Soy casado hace 21 años con una chilena. Ella tenía 10 años que no se veía a su familia. Su padre está un poco mal de salud. Y la situación de Venezuela me obligó también a venir a pasar mis últimos días en Chile”, agrega.

-¿No se ha replanteado echar pie atrás a raíz de las dificultades propias de instalarse en un nuevo país?

-No, para nada. Mi hija menor tiene ya cinco años. La otra, Denisse, tiene 10 años, y Darío, quien es chileno, tiene 19. Todos están conscientes de donde estamos. Ellos mismos van al supermercado y ven que hay cosas que no había en Venezuela y se alegran. Uno les pregunta si se quieren volver y dicen que no. Ellos mismos hacían las colas para comprar un pan. Eran 50 ó 40 personas. Aquí hay pan y harina por todos lados. La verdad es que Chile es otro mundo en este momento.

-¿La más contenta con el retorno es su esposa? Vuelve a estar con su familia en la ciudad después de harto tiempo.

-Sí, ella está feliz. Su padre está un poco complicado, en silla de ruedas, pero por lo menos ya estamos acá. Tenemos nuestra casita y ya viene el invierno. Sé cómo es acá y tenemos que acomodarla para no sufrir problemas.

La idea original del ex seleccionado del combinado vinotinto es insertarse en el fútbol como técnico.

“Tengo mi carné de entrenador, estaba trabajando con la categoría Sub 19 en Puerto La Cruz, del estado de Anzoátegui. Me ha ido muy bien como entrenador, esperando tener más oportunidades de trabajo. Si no, tendré que buscar trabajo en cualquier cosa para mantener a mi familia”, señala Guerra.

“Me gustaría trabajar en cualquier club que puede necesitar un entrenador para las inferiores. Me gusta el trabajo con muchachos, con niños. Puede ser en otra ciudad también, Santiago o cualquier otra ciudad”, añade.

-Usted está jugando en un club amateur en Concepción. ¿Qué tal la experiencia?

- Muy buena. El equipo que se llama Kennedy, es de la zona donde estamos viviendo. Estoy compartiendo con toda su gente, me gusta el ambiente que hay. Tiene su barra, su hinchada, es un equipo bien organizado. Tiene su sede y, la verdad, parece un equipo de Primera o Segunda División. Me han recibido bien, siempre con la talla del gol que le hice a Chile. Eso nunca se ha olvidado.

-¿Lo sorprendió la crisis que vive Deportes Concepción? El club fue desafiliado de la ANFP.

-Estaba un poco al tanto de la situación del club por contactos con mis amigos y por lo que uno sabe por Facebook, por ejemplo. Ojalá que el club pueda volver al fútbol profesional. La ciudad ahora tiene un tremendo estadio y también tiene una gran hinchada. Es lamentable lo que está pasando, porque el ‘Conce’ a mí me dio mucha felicidad en este país.

-¿Está muy difícil el panorama en Venezuela?

-Sí, bastante. Hay muchos problemas con el dinero y su cambio al dólar. Todo sube de precio, la comida escasea, es un desastre.

-¿Cuántos años que no venía a Chile?

-Pasaron 14 años desde que no volvía para acá. En el caso de mi señora fueron 10 años. Está muy cambiado el país. Por lo menos, Concepción está espectacular. Yo llegué el 96 acá y hasta ahora ha mejorado muchas cosas. Las viviendas, los boulevards, las calles, la autopista que hay ahora. Todo está demasiado lindo. Me ha gustado mucho la ciudad.