BÁSQUETBOL

La generación dorada que ilusiona al básquetbol chileno

Todos militan en el extranjero, siete tienen menos de 20 años, y dos van en ruta a la NBA. Son los llamados a romper la época negra que vive el deporte en nuestro país.

Felipe Haase (18 años - South Carolina – NCAA (USA)

Es la última irrupción del básquetbol chileno. Oriundo de Osorno, mide 2,07 metros y podría entrar en la historia como el primer nacional en llegar a la NBA. Su etapa colegial la hizo en Miami y ahora fue reclutado por la Universidad de South Carolina, equipo revelación del último torneo de la NCAA, y donde esperar pavimentar la ruta para lo lograrlo.

Maxwell Lorca (17 años - High School Northfield Hermon)

Fue una de las máximas figuras de la SUb 17 que se consagró campeona sudamericana en Lima. Precisamente, fue elegido MVP del torneo. Actualmente está radicado en Estados Unidos y ya ha tenido incursiones en los campamentos de la NBA

Nico Carvacho (20 años - Colorado State – NCAA (USA)

Nacido en 1997 en Santiago, hijo de madre estadounidense y padre chileno, el joven cumplió su primer año en Colorado State de la liga NCAA de Estados Unidos. Promedió 5.4 puntos por partido y su 2,06 de estatura le abren las puertas para seguir creciendo. De hecho, aparece entre los jugadores con más proyección para su segundo año en la categoría.

Nicolás Aguirre (19 años - College Estados Unidos (USA)

Es denominado el base chileno del futuro y su presente lo avala. Despuntó en las juveniles de Valdivia, fue una de las figuras de la selección en el Pre Mundial Sub 18 disputado en 2016 y su nivel le abrió las puertas para jugar en el Layton Christian Academy en Estados Unidos. Ahí ya lleva un par de años, con el potencial para dar el salto a una universidad competitiva.

Ignacio Arroyo (17 años - Estudiantes Movistar (ESP)

También fue puntal en el título de Chile en el Sudamericano Sub 17 de Lima. Fue contratado por Estudiantes Movistar de España, y pasará a formar parte de su equipo juvenil.

Ignacio Berríos (15 años - Boca Juniors (ARG)

Con sólo 15 años, y 2,05 metros de estatura, Berríos dio el salto hace unos meses a las inferiores de Boca Juniors. Luego de años complicados, donde debió lidiar con una compleja enfermedad hereditaria, el santiaguino empieza a disfrutar el presente en unas instituciones más importantes del continente. Ahí será parte del equipo Sub 17, pero la ilusión está puesta, como todos, en llegar algún día a la NBA.

Javier Barra (19 años - Instituto (ARG)

Javier Barra decidió dejar Chile a cortar edad y probar suerte en el exterior. Con sólo 19 años suma pasos por Zaragoza, Baurú de São Paulo, y a comienzos de este año se puso la camiseta de Instituto de Argentina. Ahí, el pivote de 2,10 metros de altura tendrá el desafío de afianzarse en el básquetbol profesional.

Sebastián Herrera (19 años – Trier (ALE)

Hijo de padre chileno y madre alemana, su despegue comenzó tras ser el máximo anotador del prestigioso torneo Albert Schweitzter en 2014. Formado en Universidad Católica, se unió a la Sub 18 del equipo germano, donde sus buenas actuaciones llamaron la atención incluso de la selección europea. Sin embargo, su deseo siempre ha sido representar a Chile y su buen presente ilusiona. En la última campaña en el Römerstrom Gladiators Trier promedió 7.98 puntos, 3.5 rebotes y 1.38 asistencias por duelo.