MINDFULNESS

¿Te atreves a desconectar?

En el Día de Internet nos preguntamos si somos capaces de dejar nuestro trabajo en la gran ciudad y emigrar al campo, sin cobertura, sin electricidad, donde comerás lo que caces y siembres.

Actualizado a
La modelo Verónica Blume realizó su 'desconexión total' en una casa rural en Ibiza sin tecnología alguna.

Hoy se celebra el Día de Internet y no hay mejor fecha para hacernos la siguiente pregunta, ¿te atreves a desconectar? ¿Te atreves a dejar tu vida en la ciudad, tu trabajo, tus miles de correos, el atasco… por vivir en el campo de lo que caces, siembres, pesques…? Yo no lo tengo tan claro. Y quien nos ha hecho reflexionar es el programa ‘Desconexión total’, de A&E. donde hemos visto como familias de Nueva York, Chicago, Philadelphia, Washington… lo dejaban todo para disfrutar del tiempo en familiar y dejar atrás trabajos estresantes al máximo nivel.

Como bien nos preguntaba Carolina Godayol, Directora General de The HistoryChannel Iberia, “¿seríamos capaces de hacer realidad la frase ‘no puedo más con el atasco y el trabajo, me voy a ir a vivir al campo?”

Para ello, estuvimos charlando con la top model internacional Verónica Blume, una experta en el mundo del yoga y que realmente hizo una desconexión total hace años. También estuvimos escuchando las enseñanzas de Fernando Tobías, experto en mindfulness.

Verónica Blume, de top en NYC a una casa rural en Ibiza

La top model internacional Verónica Blume nos contó cómo fue su desconexión total. Algo que de una manera más light aún sigue realizando, “en mi casa no hay televisión desde hace 10 años. Este programa me atrae muchísimo, quiero participar. He vivido de niña en la montaña de Austria, por lo que cierta parte me es conocida”, nos contó. De hecho, la madre de Blume cuando volvía de desfilar en París, Londres, Milán, Nueva York… la metía en la cocina a pelar patatas. Mayor desconexión, parece imposible.

En el caso de Blume, “fue una desconexión para conectarme. Cuando terminó mi carrera como modelo, me fui a Thailandia. Iba a ser por más tiempo, pero estuve con mi pareja tres meses porque me quedé embarazada. No quería para nada volver a una ciudad grande, así que nos fuimos a Ibiza, pero no a la más festiva, a la Ibiza rural, sin cobertura, al campo literalmente en medio de la nada. Conecté conmigo en el embarazo. Ahí fue el momento en que empecé con el yoga. Me di cuenta que no necesitaba ni la mitad de las cosas con las que vivía ni todo lo que usaba”, nos relata.

Conexión con el yoga

“El yoga para mi te da la posibilidad de encontrar todo, de detienes, respiras, y conectas contigo misma. Hace dos años abrí un centro de yoga en Barcelona (ella vive a las afueras de la ciudad, en una localidad muy pequeña practicando su desconexión). El yoga es una manera de respirar, de llevarte contigo mismo, hago yoga todos los días. Como meditar. Me caigo mejor cuando medito, y el mundo me cae también mejor. Lo que más me gusta ni se compra ni se instala, es la naturaleza, la música, los valores, los sentidos, lo más sencillo. Creo que para entrar en este mundo hay que crear una regularidad con uno mismo. Ya sea el yoga, bailar, el kickboxing… el movimiento es mucho”, nos dice. “Con el yoga escucho mi cuerpo. Con 16 años en Estados Unidos dejé de comer carne, con el tiempo me he dado cuenta que me sienta bien. Como queso, chocolate, una copa de vino… no soy estricta en este sentido”.

La pregunta era obvia, tras dos años en la Ibiza más rural, ¿por qué regresó? “Estuve dos años, el embarazo y dando el pecho un año, tenía que volver a trabajar como cualquiera”, nos afirma riéndose.

En esta búsqueda de la desconexión no da nombres, pero sí nos cuenta que ha coincidido con otras top model de su época en lugares de desconexión. “eso sí, el salvaje como yo durante dos años, no”.

Habilidades de atención plena

Escuchar a Fernando Tobías, experto en mindfulness y profesor de habilidades personales es plantearse la realidad que nos rodea y nuestra existencia. Un estado de atención plena es un estado de mindfulness. “No es fácil, pero se entrena. Como la desconexión. Igual no llegamos al nivel de los protagonistas, pero sí debería ser obligatorio ciertas horas de desconexión tecnológica. Al menos durante unas horas, desde la tarde a las 20 horas, a la mañana a las 8, por ejemplo. Algo que nos permita de verdad descansar y desconectar. Y encontrar el MPM, momento para mí, que debería ser sagrado”, nos reta a todos los periodistas.

Qué es un contemplaseo

Un paseo contemplativo. Un momento para no pensar en el trabajo o en problemas y centrarnos en lo que nos rodea. Aprovechar el viaje de casa al trabajo para fijarnos en otras cosas. Si te centras fuera, no te entras dentro”, afirma Tobías.

“En Japón el contemplaseo está siendo recomendado a nivel médico, al menos 10 minutos tras volver a casa tras el trabajo. Diez minutos en la naturaleza, suficiente para la serotonina”, la llamada hormona de la felicidad.

Fernando nos da una señal para saber si necesitamos una desconexión: “si llega un mail y mientras lo abres no respiras, deberías parar”. Lo que llama la apnea del mail.

Desde Deporte y Vida no podemos estar más de acuerdo con él.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?