BMW PRIME

Los Transformers ya existen, mira este BMW convertirse en un robot real

Sin trampa ni cartón, señores. Esto es de verdad.

0
Los Transformers ya existen, mira este BMW convertirse en un robot real

Los sables láser, los coches voladores, la TV interactiva… La Ciencia Ficción ha imaginado muchas cosas, y conforme pasan los años, todas sin excepción se van haciendo más o menos realidad. Porque, ¿qué es la ciencia ficción de ahora si no la ciencia plausible del mañana? Las fantasías 80s como los ordenadores inteligentes o la Realidad Virtual los tenemos ya en casa en forma de smartphones y headsets, y otro sueño de muchos niños se ha hecho verdad: Los Transformers ya existen.

 

Mira este BMW convertirse en un robot real

Auténticos iconos de los 80 reconvertidos a iconos actuales gracias a las exitosas películas de Michael Bay, los Transformers son una raza de robots capaces de convertirse en vehículos cuyo origen viene de una línea de juguetes japonesa, pero fue la americana Hasbro la que levantó el imperio con Optimus Prime, Bumblebee y compañía brindando una franquicia con juguetes transformables, la mítica serie de animación, películas, juegos, etc. Y esto mismo es lo que la compañía turca Letvision ha querido plasmar en el proyecto Letrons, de esos que deja con la boca abierta: un Transformer real basado en un BMW serie 3 coupé que en 30 segundos se convierte en robot de forma directa, sin trucos CGI y capaz de mover los brazos y la cabeza.

¿Cómo lo hace? Pues basándose en en el sencillo principio que tenían los juguetes de hace 30 años. ¿Recordáis esos coches manejados por radiocontrol con cable que se ‘levantaban’ y aparecía un robot? Pues esa es la tecnología que Letvision ha implementado en un BMW real que a un toque de botón se convierte en robot. Vale, no es precisamente el Optimus Prime de las películas modernas, pero la obra de ingeniería es tan compleja como épica, y aunque de momento el BMW sólo puede conducirse mediante un mando, el objetivo de la compañía es fabricar unidades que puedan conducirse como un coche normal y transformarse al mismo tiempo. ¿Cuál es su objetivo? Desde el punto de vista lógico, ninguno, pero ¿y lo que molará presumir en un futuro de conducir un coche así?