Estás leyendo

La noche del Draft: donde las estrellas inician su camino

La noche del Draft: donde las estrellas inician su camino

La noche del Draft: donde las estrellas inician su camino

Este jueves se celebra en el Barclays Center de Brooklyn la elección de los novatos que marcarán el futuro de la NBA.

Esta noche se celebra en Nueva York el draft de la NBA. También conocida como la noche de los novatos, tiene su origen en 1947 con el fin de dotar de mayor competitividad a la Liga, dando a los peores equipos la oportunidad de elegir a las mejores promesas de su generación ya sean estadounidenses o extranjeras. Nunca hubo una exclusión directa a los jugadores nacidos fuera de Estados Unidos. Simplemente no se los consideraban aptos para el baloncesto norteamericano. Un pensamiento que ha cambiado bruscamente en los últimos tiempos y que comenzó en la década de los ochenta con la fiugra de Manute Bol.

El draft es un proceso de selección con unas normas cambiantes a lo largo del tiempo. De la simple elección del número uno por parte del conjunto con el balance de victorias más bajo de la temporada (1947) hasta la actual lotería (1984) para establecer al conjunto que elige primero, pasando por el sorteo a cara o cruz entre los dos peores de la Liga (1990). También han variado el número de rondas por la expansión de la NBA. Así, en 1950 hubo 121 elecciones para un torneo con once equipos. Ahora, hay 60 con 30. Cada la franquicia cuenta de partida con dos selecciones (una en la primera y otra en la segunda).

Equipos que más veces han elegido con el número 1

Equipo 1ª elección
Cavaliers 6
Washington 6
Kings 5
Rockets 5
Bucks 4
Knicks 4
Blazers 4
Hawks 3
Warriors 3
Clippers 3
Lakers 3
Magic 3
76ers 3

Lotería del draft

La lotería del draft se estableció en 1990 con el objetivo de evitar el mal del tanking: la configuración de una plantilla (a principios de la temporada o durante la misma) de baja calidad para quedar lo más abajo posible en la tabla y obtener, de esa forma, el primer puesto. Con este sistema no se evita totalmente ese procedimiento. Es un simple parche.

El procedimiento de la lotería es el siguiente: se introducen 14 pelotas de ping-pong (representan a los 14 equipos fuera del Playoffs) en un bombo, numeradas del 1 al 14, para crear 1.001 posibles combinaciones. De esas 1.001 combinaciones, cada franquicia dispone de una cierta cantidad (una serie de números determinados) según su posición al finalizar el curso. El último, por ejemplo, tiene 250 números de esas 1.001 opciones, es decir, un 25% de posibilidades de hacerse con el número 1. Mientras que el catorce solo posee un 0,05% de salir con la primera posición.

Después de introducir las 14 pelotas se extraen cuatro, de cuya combinación sale el ganador del primer pick (elección). Lo mismo para el 2 y para el 3. Los siguientes ya van en orden según el récord de victorias conseguido en la fase regular. Los equipos que quedaron fuera de la lotería establecen su orden según su balance victorias-derrotas: el que mejor proporción tenga, será el último en elegir. Cualquier empate previo a la lotería se deshace a través de un sorteo.

Orden del draft 2017

Estas posiciones no son inamovibles y los equipos pueden negociar con ellas. Las rondas del draft también pueden ser objeto de comercio. Este año, por ejemplo, los Celtics han intercambiado su orden con los Sixers. O también este el caso de los Brooklyn Nets que debido a diferentes operaciones se quedaron sin ninguna ronda hasta 2019.

La noche del draft

Tras establecerse el orden, llega la gran noche retransmitida en directo desde 1980 y que, otro año, más tendrá su sede en el Barclays Center (Brooklyn, Nueva York). Cada franquicia contará con dos minutos para informar al comisionado de la NBA del nombre del jugador. Adam Silver, en este caso, lo anunciará al mundo y el afortunado saldrá al escenario. No todos los novatos que se presentan al draft están presentes en el recinto escogido para el evento o green room. El número no es fijo, pero no suele superar los 20.

Criterios de elegibilidad

La NBA establece una serie de criterios para que los jugadores puedan presentarse al draft.

Todos deben haber cumplido 19 años de edad en el año natural del draft y, si no son internacionales, que haya transcurrido al menos un año desde que se graduara su curso del instituto.

Los llamados internacionales son aquellos que han residido fuera de Estados Unidos durante los tres años anteriores al draft y que ni se han matriculado en alguna universidad del país ni graduado en algún instituto estadounidense. Cumplidas esas condiciones, los jugadores pueden formar parte del draft o bien, declarándose elegibles (sino no pueden ser seleccionados) o bien de manera automática.

En cuanto a los jugadores no internacionales, se produce una selección automática en cualquiera de los siguientes casos. Haber cumplido los cuatro años de formación universitaria, haber pasado cuatro años desde la graduación de su curso de instituto o haber disfrutado de un contrato profesional en cualquier competición del mundo.

En cuanto a los internacionales, entran automáticamente en el draft si han cumplido 22 años o si han jugado al baloncesto con un contrato profesional en cualquier otra competición de Estados Unidos ajena a la NBA.

Europeos y españoles en la NBA

1843
1940
1051
1881
1133
1709
900
759
759
1290

Pervis Ellison (número 1 del draft de 1989 por Sacramento Kings): los de california se la jugaron con él por delante de Glen Rice, Tim Hardaway, Shawn Kemp o Vlade Divac, entre otros, y apenas pudieron contar con sus servicios por culpa de las lesiones antes de traspasarle a Washington.

Joe Smith (número 1 del draft de 1995 por Golden State Warriors): elegido por delante de Rasheed Wallace, Kevin Garnett, Antonio McDyess, Jerry Stackhouse o Michael Finley. Nunca logró ser en el baloncesto profesional la estrella que había despuntado en la Universidad de Maryland.

Kwame Brown (número 1 del draft de 2001 por Washington Wizards): seleccionado por delante de Pau Gasol y Tony Parker, por ejemplo, estiró más de doce años su carrera y pasó por siete equipos. Ganó 64 millones en contratos y nunca promedió más de 10,4 puntos y 7,4 rebotes por partido.

Michael Olowokandi (número 1 del draft de 1998 por Los Angeles Clippers): se llevó el 1 en un draft en el que estaban Mike Bibby, Antawn Jamison, Vince Carter, Paul Pierce, Dirk Nowitzki, Rashard Lewis… No brilló en sus cinco años en LA y viajó después de Minnesota a Boston.

Greg Oden (número en 2007 por Portland Trail Blazers): las lesiones no dejaron ni florecer la carrera del que estaba llamado a ser el Bill Russell de esta era. Los Blazers, seguramente el equipo maldito del draft por excelencia, se la jugó con él por delante de Kevin Durant.

Andrea Bargnani (número 1 del draft de 2006 por Toronto Raptors): ha dejado un rastro de ocasión perdida, de talento desaprovechado tras unos tiempos prometedores en Toronto. De su draft salieron LaMarcus Aldridge, Brandon Roy, Rajon Rondo, Kyle Lowry y Paul Millsap.

Anthony Bennett (número 1 en 2013 por Cleveland Cavaliers): una sorpresa, elegido por delante de Victor Oladipo o un Nerlens Noel. Después de los Cavs pasó por Timberwolves, Raptors, Nets e o incluso en Europa con el Fenerbahçe.

Art Heyman (número 1 del draft de 1963 por New York Knicks): los Knicks dejaron escapar a Nate Thurmond, que acabó en el Hall of Fame y en la lista de los 50 mejores de la historia. Heyman solo estuvo tres temporadas en Nueva York antes de marcharse a jugar a la ABA.

Kent Benson (número 1 del draft de 1977 por Milwaukee Bucks): no es fácil ser el número 1 del draft en el que fue elegido Bernard King. Y menos si eres un pívot de casi 2,10 que había tenido un enorme éxito en la Universidad de Indiana para no llegar jamás en la NBA a desplegar su potencial.

LaRue Martin (número 1 del draft de 1972 por Portland Trail Blazers): antes que McAdoo, Westphal… y Julius Erving. De LaRue se esperaba que fuera un pívot de época pero solo aguantó cuatro temporadas en la NBA y en la mejor (1974-75) apenas promedió 7 puntos y 5 rebotes por partido

1 / 10

0 Comentarios

Normas Mostrar