FITNESS

¿Te da lata ir al gimnasio? Así es como debes de motivarte

Con este calor, es normal que a veces nos dé pereza ir al gimnasio y prefiramos estar tirados en el sofá. Te damos algunos consejos para motivarte.

0
¿Te da pereza ir al gimnasio? Así es como debes de motivarte

Con el calor del verano a veces se nos hace complicado dejar la comodidad de nuestro sofá y aire acondicionado (si tenemos) o una tarde de piscina con tal de evitar una buena sesión de pesas y ejercicio cardiovascular. Como comprendemos que a veces te puede vencer la pereza, te decimos algunas formas de motivarte.

Siempre con tu música

La música es un factor importantísimo a la hora de ir al gimnasio. Piensa en que mientras te ejercitas, vas a escuchar tus canciones preferidas y te motivarás para levantar pesas y hacer tus ejercicios. Los cascos deben formar parte de la bolsa del gimnasio siempre, ya que si te los olvidas, tu sesión de entrenamiento puede verse muy mermada, e incluso te dará más pereza de lo normal acudir.

Busca compañero

Motívate con un compañero.

Si tienes algún amigo que quiera ponerse en forma o vaya habitualmente al gimnasio, pídele si puedes ir con él para no aburrirte. Una sesión de entrenamiento acompañado siempre será mucho más positiva, ya que podrás charlar animadamente sobre todo tipo de temas y además te puede ayudar a levantar pesos con los que antes no podías.

La hora que mejor te venga

No te agobies con ir a primera hora de la mañana o a última de la tarde, siempre hay un pequeño espacio de tiempo que le podemos dedicar y una determinada hora del día a la que nos dará menos pereza acudir al gimnasio. Analízate, estúdiate y fíjate en que horas del día estás más enérgico para hacer tu sesión de pesas. No te fuerces a ir a una determinada hora, ya que las probabilidades de fracasar y de que te venza la pereza serán mayores.

Tómate un café (o algún estimulante) antes de entrenar

Un café te ayudará a espabilarte.

La cafeína es una gran ayuda para espabilarnos, nos mantiene atentos y despiertos y por si fuera poco, aumenta nuestro rendimiento en el gimnasio. Puedes optar por tomar un café solo, tomar un té verde o acudir a una tienda especializada de nutrición y fitness, donde cuentan con productos estimulantes que te proporcionarán un chute de energía y evitarán que te quedes en el sofá de tu casa.

Busca nuevos retos

Dentro de la gran cantidad de máquinas de fitness y ejercicio cardiovascular que podemos encontrar en un gimnasio, siempre habrá algunas que más nos ayuden a alcanzar un determinado objetivo. Ponte un reto, como hacer más de 5 km en la cinta de correr, prioriza un grupo muscular que te guste mucho entrenar, fíjate en tus debilidades corporales para darles un empujón…

Piensa en la comida de recompensa

No hace falta que sea comida poco saludable, ya que hay infinidad de alimentos riquísimos y sanos que pueden motivarte una vez realices tu entrenamiento. Planifica la comida que harás después del entrenamiento, que sea una que te encante, y así podrás hacer frente a la pereza y darte una pequeña recompensa después de ejercitarte.