DRAMA

Charlize Theron habla de cómo su madre mató a su padre

Charlize Theron habla por primera vez sobre cómo su madre mató a su padre

Isa Foltin

Getty Images

La actriz ya había confesado el suceso, pero nunca había explicado cómo afrontó ese drama durante el resto de su vida

Charlize Theron es una de las actrices más reconocidas y mejor pagadas de Hollywood, además de una firme defensora de los derechos de la mujer y Mensajera de la Paz de la ONU. Pero antes que alcanzar el éxito, su niñez estuvo marcada por el drama.

La intérprete ya había confesado anteriormente que su padre era alcohólico y en su casa vivió situaciones de malos tratos domésticos. Hasta que, una noche y en defensa propia, su madre disparó y mató a su padre.

Pese a haberlo reconocido, Theron nunca había hablado de cómo había se había enfrentado a este episodio, quedándose simplemente en confirmar que ocurrió. Hasta la entrevista radiofónica que en las últimas horas ha concedido a Howard Stern, en la que por primera vez ha hablado sobre ello.

Charlize Theron: "No se lo dije a nadie"

El 21 de junio de 1991, cuando la actriz tenía sólo 16 años, su madre Gerda disparó a su padre, Charles, para evitar que le diese una paliza, causándole la muerte. La mujer fue absuelta de todos los cargos al demostrarse que fue en legítima defensa, y sin la voluntad de matar a su marido.

Psicológicamente, Charlize Theron recurrió a la negación durante años: "Simplemente fingí que no sucedió. No se lo dije a nadie. Cuando alguien me preguntaba, le decía que mi padre murió en un accidente de coche. ¿Quién quiere contar esa historia? Nadie quiere contar esa historia".

Echando la vista atrás, reflexiona que en realidad "creo que lo que más me afectó fue vivir todos los días en casa con un alcohólico y despertar sin saber lo que iba a suceder", lamentando que "mi vida dependía de otra persona y de si iba o no iba a beber".

Charlize Theron, en uno de sus últimos actos públicos

Su madre, su gran inspiración

El dramático suceso también le supuso que muchos no supieran como tratar con ella al enterarse de lo que le había ocurrido: "No saben cómo responder a eso. Y no quería sentirme víctima. He luchado con eso durante muchos años hasta que realmente comenzó la terapia".

Hasta que tuvo 30 años, no fue capaz de someterse a terapia para superar lo ocurrido, y ahora, con 41 años, nu duda en señalar a su madre como su gran espejo a seguir: "Tengo una madre increíble . Es una gran inspiración en mi vida. Nunca ha tenido terapia. Una madre que realmente nunca ha tenido terapia enfrentándose a algo así, tratando de apartar a su hija de eso. Su filosofía era: 'Esto es horrible. Ahora tengo que hacer una elección. ¿Esto te define? ¿Vas a hundirte o vas a nadar?'. Eso fue todo".