Estás leyendo

La importancia de saber caerse para evitar lesiones mayores

EJERCICIO

La importancia de saber caerse para evitar lesiones mayores

La importancia de saber caerse para evitar lesiones mayores

Richard Heathcote

Getty Images

Correr y montar en bicicleta son dos de los deportes con los que más a menudo nos vamos a caer. Te contamos algunos trucos para evitar lesiones mayores.

Tenemos que asumir que practicando deporte nos vamos a caer. En ocasiones muchas veces, en otras, tal vez menos. Pero es seguro que antes o después nos vamos a caer. Vamos a centrarnos hoy en caídas realizando running y ciclismo, tal vez las que más podamos controlar por interferir ningún otro elemento.

En muchas ocasiones controlaremos cuándo nos vamos a caer, ya sea cuesta abajo, donde la velocidad nos puede jugar una mala pasada; ya sea practicando carrera de alta montaña donde la irregularidad del terreno puede hacer que pisemos mal y caigamos. Cuesta abajo no podemos evitar la caída si vamos muy rápido, pero si empieza el momento en que vamos con tal inercia que tú mismo sabes que te vas a caer… es mejor que hagas lo posible por reducir el ritmo, y ver una opción de salida, un lugar donde si te caes no te hagas mucho daño.

A los esquiadores les ocurre, saben en ocasiones cuándo se van a caer, una zona de bañeras te puede dejar fuera. A veces es mejor ir hacia un lado, donde las protecciones, para detenerte, que pararte en medio de la pista rodeado de bañeras y donde otros esquiadores puedes tropezar contigo. A muchos niños se les enseña que antes de perder el control con los esquís se lancen de lado, no sólo para evitar una caída mayor, sino para controlar la situación.

Lo mismo ocurre cuando vamos corriendo. En ocasiones podremos saber cuándo nos vamos a caer, pero cuando corremos con otros corredores donde no controlamos todas las situaciones, es mejor ir en segundo plano que entrar en la pelea y tal vez lesionarte; porque en algunas carrera hay verdaderas peleas en determinadas zonas. Y todos lo sabemos. Es mejor dar ese paso atrás y que los codazos y zancadillas se los lleven otros.

Caer en bicicleta

Por muy previsor que seas es posible que un día te enfrentes a una caída “suave” en la que estará en tu mano el sufrir el menor daño posible. Algunas de las cosas a evitar es solapar ruedas con tus compañeros, si uno cae te arrastra seguro. Evitando que las ruedas se rocen estarás evitando tu propia caída.

Solemos mirar cuando alguien se cae a nuestro lado, un despiste sobre la bicicleta hará que tú también te caigas, y tal vez te lleves a algún compañero por delante.

El tema de los frenos en la bicicleta también es importante. No utilices sólo los delanteros porque la caída puede ser mucho más dañina. Utilizar los traseros y el peso hará que controlemos un poco más la situación. Un 60 % de los frenos delanteros, y un un 40 % de los frenos traseros será una medida muy adecuada.

En días de lluvia es mejor llevar la presión de las ruedas un poco más baja. Y como los motociclistas, evita en la medida de lo posible las líneas blancas de la calzada, ya que resbalan muchísimo.

Flexibilidad, balance y propiocepción serán los tres elementos que nos mantendrán a salvo en la bicicleta. Desarrollar la fuerza y la agilidad nos mantendrán a salvo en la medida de lo posible.

Si caemos hacia delante, una de las recomendaciones que nos dan es rodar. Aprovechemos que llevamos el casco para evitar hacernos más daño. No poner nunca los brazos, ni las manos para evitar lesiones mayores. Si podemos no soltar el manillar y rodar, nos haremos mucho menos daño. Si vas a caer hacia un lado, evitar sacar la mano y el brazo, aunque sea instintivo. Evitarás una rotura que te alejará de tu deporte. Pega el brazo si puedes al cuerpo.

0 Comentarios

Mostrar