NUEVO RUMBO

Los Simpson se quedan sin su música

Lisa Simpson tocando el saxo junto a su gato Coltrane.

FOX

La serie despide a Alf Clausen, el que había sido durante 27 años el compositor de su banda sonora.

Los próximos capítulos de Los Simpson ya no serán nunca más iguales. Al menos su sonido. La serie de la FOX y que desde hace décadas emite Antena 3 ha decidido despedir a Alf Clausen, compositor de música y responsable de la banda sonora la serie desde hacía 27 años y una pequeña parte de la identidad de la histórica producción de animación.

Tal y como ha informado el medio estadounidese Variety, Clausen, que llevaba en la serie creada por Matt Groening desde 1990, fue despedido por Richard Sakai, productor de la serie. Según ha explicado el propio compositor, los encargados de la serie buscaban "un tipo diferente de música" para los próximos episodios.

Clausen ha puesto su música para un total de 567 episodios de la longeva serie. Con su despido, el compositor no podrá ser testigo de la temporada 30 de Los Simpson, en la que la serie alcanzará 669 episodios y superará a Gunsmoke, la que hasta ahora es la serie con más episodios de la historia.

El propio compositor ha confirmado a través de su cuenta de Twitter el final de su trabajo en la serie. "Gracias por todo el apoyo...desafortunadamente, la noticia es real", ha explicado Clausen.

Recortes, el motivo de su posible despido

Durante las casi tres décadas como responsable de ponerle música a Los Simpson, Clausen ha acumulado dos victorias en los premios Emmy y 21 nominaciones gracias a su trabajo en la serie. En total ha sido nominado hasta en 30 ocasiones, convirtiéndose en uno de los compositores más respetados de la industria.

Su envidiable currículum no ha evitado que se haya tomado la medida de no contar con él a partir de ahora. Según apunta Variety, el motivo no sería otro que los recortes que desde hace tiempo está afrontando la serie. Clausen empleaba desde su llegada a Los Simpson una orquesta compuesta por 35 músicos, algo que habrían dejado de contemplar como viable los productores del espacio pese a sus fructíferos resultados económicos.