UFC

La verdadera historia de los humildes orígenes de Conor McGregor

La verdadera historia de los humildes orígenes de Conor McGregor

Ethan Miller

AFP

El luchador irlandés tuvo que recurrir a la ayuda social de Irlanda en un momento dado, pero no fue un indigente, como cuenta ahora un bulo viral.

El pasado 26 de agosto Conor McGregor cayó contra el campeón de boxeo Floyd Mayweather en la que era su primera toma de contacto con el pugilismo. Pese a no conseguir su objetivo, el luchador irlandés de 29 años salió con una buena reputación de esta intentona, que llegaba después de casi tres años dominando en varios pesos el mundo de las Artes Marciales Mixtas.

Sin embargo, y aunque quizá no haga falta, en los últimos días algunas informaciones se han empeñado en dotar al luchador de una historia aún más épica de la que tiene. Un bulo difundido por Instagram, Facebook y varios blogs norteamericanos cuenta que McGregor vivió en la calle antes de convertirse en luchador profesional. Guau, sería una gran historia. Pero no, McGregor, aunque lo pasó mal, nunca llegó a verse en una situación tan comprometida.

Esto es lo que cuentan algunos de los post sobre el tema, que se repiten en todos los casos con el mismo texto: "Hace menos de 10 años, Conor Mcgregor estaba viviendo en la calle cuando conoció a una mujer llamada Dee Devlin. Devlin llevó a Conor a su pequeño apartamento y lo alimentó diariamente. Creyó en sí mismo, luchó por comprar alimentos caros y saludables para que Conor pudiera entrenarse y mantenerse enfocado ... y finalmente se enamoraron".

Lo que sí es verdad: fue fontanero y cobró un bono social

La vida de Conor McGregor es de por sí interesante aunque nunca llegó a estos extremos de película de Hollywood. McGregor trabajó hasta 2008 como fontanero, un trabajo que en varias entrevistas ha contado que no le gustaba para nada. Aquel año decidió dejar su empleo para ponerse a entrenar por su sueño, que eran las Artes Marciales Mixtas.

En sus inicios como luchador peleó en varios eventos menores irlandeses, momento en el que conoció a la chica de la historia: Dee Devlin, su actual pareja y con la que tiene un hijo. Eso sí, Devlin no tuvo que sacarlo de la calle.

Tras unas cuantas peleas -donde acumuló la mayoría de derrotas que aparecen en su récord- McGregor por fin consiguió firmar un contrato menor con la UFC. Debutó en un evento en Suecia donde por sorpresa noqueó a Marcus Brimage en 2013, actuación por el que se llevó el "knockout de la noche" y como premio extra 60.000 dólares.

Tras aquel combate, en la rueda de prensa posterior, McGregor contó un detalle más. Semanas antes había estado cobrando un bono social del estado irlandés de 180 euros dado que no estaba pasando en un buen momento económico. "Les dije que iba a formar parte de la UFC y que a ver cómo me iba", contó en la rueda de prensa, dando por hecho que desde entonces ya no tendría que volver a pasar a ver a los asistentes sociales.

El resto, hasta su derrota con Mayweather es historia. Así que sí, McGregor tuvo unos comienzos duros y una pareja a la que conoce desde mucho antes de ser famoso, pero no tanto como para decir que estuvo viviendo en la calle.