ADN RadioConcierto Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

BUNDESLIGA

Golpe de Jara habría dejado con secuelas a Timo Werner

Timo Werner sufre mareos por el fuerte ruido en los estadios. Los médicos lo atribuyen a problemas derivados del codazo que le dio el chileno en la Copa Confederaciones.

Actualizado a

Timo Werner aún sigue resentido de los mareos que sufrió en el partido de Champions de hace dos semanas contra Besiktas. La joven promesa del fútbol alemán —a quien se ha relacionado con el Real Madrid— no ha vuelto a jugar un partido desde entonces y tampoco fue convocado para los dos últimos compromisos de la selección de Alemania.

Y la razón involucra directamente a un chileno: Gonzalo Jara. De acuerdo a lo anunciado por los médicos, el codazo que propinó el jugador en la final de la Copa Confederaciones, y por la cual recibió amarilla tras imágenes provistas por el VAR, habría provocado el malestar a una de las nuevas figuras del fútbol alemán.

El parte médico del RB Leipzig habla de un bloqueo de los músculos propios de la columna cervical y de la articulación temporomandibular, situación que se vincula  al codazo que recibió del zaguero chileno en la final de la Copa Confederaciones.

En dichas dolencias, el ruido supone un factor de estrés que puede agudizar las molestias y el dolor. El martes, el jugador recibió la visita del doctor Kurt Mosetter, prestigioso traumatólogo, y en el club prefieren ser prudentes. "Timo debe recuperar la confianza y decir: estoy preparado para un partido como este", ha dicho el director deportivo del Leipzig, Ralf Rangnick.

Su regreso a los terrenos de juego aún tendrá que esperar. Leipzig visita este fin de semana el Signal Iduna Park de Dortmund y, según Bild, Werner no viajará. No obstante, el estadio renano pasa por ser uno de los más ruidosos de Alemania. Con el Muro Amarillo —la grada más grande de Europa, con capacidad para 24.454 espectadores de pie— sin parar de animar, en el campo del Borussia se alcanzan 130 decibelios de ruido, solo dos menos que los que el Leipzig sufrió en el infierno turco.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?