Uno de los mejores clásicos de la historia terminó igualado

Wanderers 3 - Everton 3

Uno de los mejores clásicos de la historia terminó igualado

Uno de los mejores clásicos de la historia terminó igualado

SEBASTIAN CISTERNAS/PHOTOSPORT

Santiago Wanderers estuvo en ventaja la mayor parte de un encuentro vertiginoso, pero un gol de Francisco Venegas evitó la derrota de Everton.

El grito de la banca de Everton fue el desahogo de un equipo que aún pelea por el título y que hoy sufría más de la cuenta. Los 'ruleteros' lograron el 3-3 ante Santiago Wanderers en los últimos minutos y se mantienen con opciones en el Transición 2017. Fue un partidazo que el equipo de Vitamina Sánchez incluso pudo ganar, si Patricio Rubio la embocaba en el último minuto desde el área chica.

El cuadro local fue mucho mejor desde el comienzo y no lo desaprovechó. Jean Paul Pineda, una de las figuras del encuentro, abrió el marcador a solo cinco minutos del pitazo tras un centro preciso de Luis Pavez.

Y fue a través de la misma fórmula que llegó el segundo. El zurdo volvió a lanzar un balón al área que Pineda concretó a través de un cabezazo que sorprendió a Eduardo Lobos. La eufórica celebración de Nicolás Córdova era el reflejo de un equipo en crisis que necesitaba sí o sí la victoria.

Los caturros dominaban el juego sin mayores problemas y los rivales solo tenían opciones gracias a desconcentraciones. Justamente así llegó el descuento visitante: un contragolpe liderado por Iván Ochoa terminó en el descuento de Óscar Salinas dos minutos después.

Ese tanto revivió al cuadro viñamarino que después alcanzó la igualdad gracias a una definición de Juan Cuevas tras centro de Zuñiga. Parecía que se irían al descanso con ese resultado, pero un grosero error de Eduardo Lobos, quien se la cedió a Jaime Carreño por el medio de la cancha en plena salida volvió a desnivelar todo. César Cortés robó el balón y marcó el tercero.

Carreño quedó molesto y minutos después protagonizó una fuerte discusión con Jean Paul Pineda. El volante se descontroló y en el entretiempo fue reemplazado. Coincidencia o no, sus salida favoreció a los dirigidos por Pablo Sánchez que fueron superiores en el complemento: tuvieron la posesión del balón, y se notó.

El cuadro local retrasó sus líneas para asegurar el triunfo, pero cuando quedaban menos de diez minutos para el final, apareció Francisco Venegas tras un tiro de esquina para conseguir el empate final que los mantiene en la parte alta.

La historia podría haber terminado allí, pero el clásico No. 99 tenía más espectacularidad guardada. Eduardo Lobos salvó a su equipo al detener un cabezazo a quemarropa de Marco Medel. Al otro lado, Pato Rubio se lo perdió increíblemente en el área chica, cuando era más fácil echarla adentro que afuera.

En Playa Ancha hubo un partidazo, quizás el mejor clásico porteño de la historia, que será recordado por muchos años.

0 Comentarios

Normas Mostrar