Internacional

Dustin Hoffman, otro acusado por acoso sexual: escándalo

Una mujer revela que el actor la acosó sexualmente en la década de los ochenta, cuando contaba con 17 años.

0
Dustin Hoffman en el festival de Cannes en 2017.
SEBASTIEN NOGIER EFE

Dustin Hoffman se ha convertido en uno de los últimos señalados de Hollywood. Un artículo escrito por Anna Graham Hunter y publicado en The Hollywood Reporter ha apuntado al reconocido actor como acosador sexual en "una historia que he contado tantas veces que a veces me sorprendo cuando alguien que conozco no la ha escuchado", tal y como ha contado Hunter en su columna.

Enero de 1985. Set de rodaje de Muerte de un viajante, la adaptación televisiva de la obra de Arthur Miller. Dustin Hoffman era el gran protagonista de aquella producción y Anna Graham Hunter, que entonces contaba con tan solo 17 años, una ayudante de producción.

"Me encantó su atención. Hasta que dejó de hacerlo", escribe Hunter en el artículo en el que repasa el diario que escribió en aquel momento y que ha decidido hacer público tras la oleada de voces que se han alzado para denunciar la forma de actuar en el star system norteamericano de personajes como Harvey Weinstein o Kevin Spacey.

Hoffman ha respondido al texto a través del mismo medio estadounidense, asegurando que tiene "el máximo respeto por las mujeres" y siente "terriblemente mal si cualquier cosa que haya hecho le pueda haber causado incomodidad", asegurando que esa actitud no refleja quién es.

Dustin Hoffman en su papel de Muerte de un viajante.

Hunter narra los modos que empleaba la estrella cinematográfica en aquel rodaje en el que, siendo menor de edad, le pidió que le masajeara los pies. La protagonista habla de los constantes coqueteos de Hoffman o incluso el momento en el que le preguntó qué quería para desayunar y él contestó ante las risas de todos sus acompañantes: "un huevo muy cocido y un clítoris poco cocido".

La víctima afirma que el actor le toqueteó el culo en diversas ocasiones durante aquellos días de rodaje y que una mujer del equipo llegó a decirle que no debía dramatizar con su situación. "Fue un depredador, yo era una niña y eso fue acoso sexual", ha reflexionado la autora en un texto en el que pone de manifiesto lo que era una actitud consentida dentro de la industria cinematográfica.