FITNESS

Cómo trabajar piernas y glúteos con bandas de resistencia

Cómo trabajar piernas y glúteos con bandas de resistencia

Ya sea en casa o de viaje, trabajar con bandas de resistencia te permite utilizar tu fuerza para potenciar diferentes zonas, además de mejorar el equilibrio, la resistencia, definir tono y músculo.

En muchos momentos queremos potenciar una parte de nuestro cuerpo y no sabemos a qué recurrir. Un entrenador personal, acudir a un gimnasio, apuntarnos a los deportes de moda… Tal vez no sean para ti y lo que buscas es otra cosa. Por eso vamos a contarte todas las ventajas de trabajar piernas y glúteos con bandas de resistencia.

Las bandas de resistencia son baratas, sencillas, unas tiras que se guardan en cualquier parte y puedes llevarlas donde quieras, por lo que casi no tendrás excusa para trabajar y hacer ejercicio con ellas estés donde estés.

Te permite ejercitar por zonas: glúteos, caderas, parte interior de los muslos, rodillas, tobillos… Con las bandas de resistencia uno de los primeros objetivos que vas a cumplir es tonificar y activar. Con repeticiones sencillas lo que vas a conseguir es definir e ir eliminando grasa, la celulitis si hubiera ya llegará después, en muchas ocasiones es una cuestión genética y de protección.

Hay varias versiones para trabajar con bandas elásticas, pero estas que rodean te permiten mantener mayor equilibrio y centrar el ejercicio.

El trabajo de glúteos con las bandas de resistencia es muy efectivo.

Al ser un sistema de bandas elásticas pero atadas, será tu fuerza la que te irá permitiendo subir el nivel y la potencia. Al principio puede que no subas más allá del glúteo la pierna, pero poco a poco irás teniendo más fuerza y subirás por encima de la espalda.

Con la apertura interna de los muslos lo que potenciarás será la cara interna, fortalecerás y perfilarás volúmenes. Ten cuidado cuando realices este ejercicio por la repercusión en la cadera.

Las bandas son ideales para trabajar los glúteos. Sólo debes apoyarte en la pared con las manos, y potenciar tu fuerza hacia las piernas. Potencias el equilibrio, la postura de la espalda, y tanto piernas como glúteos trabajan la fuerza, la elasticidad, la resistencia.