El sorprendente cambio de  Drummond en los tiros libres

DETROIT PISTONS

El sorprendente cambio de  Drummond en los tiros libres

Andre Drummond durante el partido contra los Milwaukee Bucks.

Gregory Shamus

AFP

El pívot era el peor jugador en la historia desde la personal con 200 lanzamientos o más. Llegó a anotar 14 de 16 ante los Bucks.

Las cinco temporadas que ha concluido Andre Drummond en la NBA han sido un desastre desde la línea de tiros libres. Solo como sophomore (jugador de segundo año) superó el 40% (41,8%). El resto, un drama: 37,1% (2012-13), 38,9% (2014-15), 35,5% (2015-16) y 38,6% (2016-17) para un acumulado total del 38,1% (683 de 1.793). El registro de ese tercer año, además, se convirtió en el cuarto peor en toda la historia de la Liga. Solo el 30,4% de Ian Mahinmi (2014-15), el 31,9% de Chris Dudley (1989-90) y el 33,6% de Ben Wallace (2000-01) fueron más bajos que las de un jugador que firmó un contrato por cinco años y 127,1 millones. Unos porcentajes que le impedían estar en cancha en los instantes finales de los partidos por el famoso hack a

Un problema que se vio elevado a la quinta potencia en enero de 2016 cuando los Detroit Pistons se enfrentaron a los Houston Rockets. En ese partido, el pívot del equipo de Michigan logró 17 tantos, 11 capturas y erró 23 de los 36 tiros libres que intentó. La tercer mayor cantidad de personales de toda la historia de la Liga tras los 39 que intentó en dos ocasiones Dwight Howard. Además, esos 23 fallos es una nueva marca en la Liga. Nadie, nunca, había errado tanto. La anterior peor marca era de 22 en posesión de Wilt Chamberlain (1967-68) y de DeAndre Jordan (2015-16). El escenario era tan desolador que las ideas para que el jugador superase esa limitación se sucedieron: desde recuperar el tiro a cuchara hasta la realidad virtual. La primera nunca cuajó en el imaginario del jugador; la segunda no sirvió de nada.

Sin embargo, ahora todo ha cambiado. Ese 38,1%, que le convertían el peor lanzador de siempre en la NBA con 200 o más lanzamientos, se ha transformado en un reluciente 77,8% este curso con actuaciones tan sobresalientes como frente a los Milwaukee Bucks: anotó 14 de sus 16 intentos. O contra los New York Knicks cuando fue el encargado de anotar una falta técnica. Ese porcentaje es el tercer mejor entre los centers de la Liga con más de 30 intentos: Brook López (87,1%) y Marc Gasol (80,4%) están por delante.

¿Cómo ha sido el cambio?

El cambio ha sido psicológico y mecánico. Miles de horas utilizó Drummond junto al entrenador Idan Ravin, que trabajó con él antes del draft de 2012, para cambiar su forma de lanzar y, sobre todo, para hacerla repetible. "Para mí es como correr ahora. Es una segunda naturaleza. He hecho lo que se suponía que debía hacer este verano para mantenerme cómodo", dijo el jugador a CBS. El toque de atención más duro para llevar a cabo la modificación llegó desde la ESPN. El medio estadounidense publicó un extenso reportaje sobre las dificultades que tiene los hombres grandes desde el tiro libre y Drummond era el ejemplo perfecto del mal: "Un tiro libre de Drummond es como un copo de nieve; no hay dos intentos iguales, lo que es un problema", rezaba el análisis. El antes y el después, el cambio en la forma y en efectividad son bastante palpables.

El lanzamiento de Drummond antes

Poca delicadeza en cada disparo, el pívot usaba principalmente la parte superior de su cuerpo. Sus rodillas apenas se doblaban, dándole a la parte superior de su cuerpo todo el control. Eso explicaba el gran número de tiros que salían rebotados como misiles. No había fluidez. Era un robot.

El lanzamiento de Drummond ahora

Ahora, inicia el ritual con la pelota más abajo, cerca de la rodilla. Eso le obliga a doblarlas y poner la fuerza en la parte inferior del cuerpo. Se le ve más cómodo, poniendo el cuerpo en movimiento y no tan solo los brazos. Además, le da cierto efecto al balón, no lo suelta sin más. Esto permite que los disparos que dan en el aro puedan entrar y no escapar por los aires.

Pero no es solo la mecánica la que ha variado. También su forma de afrontar el reto. La respiración es clave al igual que la relajación de los hombros. La parte primaria para entrar en un estado de reposo antes del lanzamiento. "Para mí hay varias cosas que se relacionaban con el aspecto mental. Solo necesitaba calmarme cuando llegaba allí. Disminuir mi respiración. Lanzar de forma consistente", cometa el center. "No solo es necesario mejorar tu forma de tirar, sino todo lo relacionado con ella. Se trata de recalcular cómo piensas. Es un nivel de confianza, libertad, seguridad y valentía. Te enfrentas a algo en el que todo el mundo dice que eres una mierda", completa Ravin.

0 Comentarios

Normas Mostrar