Fórmula E

Conoce a fondo a los bólidos de la Fórmula E

Revisa el detallado informe de cómo son los monoplazas que podrás ver en acción en Santiago el próximo sábado 3 de febrero.

0
Conoce a fondo a los bólidos de la Fórmula E
Cristian Salas S.

El próximo sábado 3 de febrero Santiago será escenario del primer E-Prix en su historia, en un circuito emplazado en pleno corazón de la capital, pasando por lugares emblemáticos como la Plaza Italia y el Parque Forestal.

Para conocer un poco más de cómo son los vehículos que pasarán a máxima velocidad por las calles nacionales, revisa a continuación el detalle del funcionamiento de las partes más importantes de los monoplazas.

La batería, el productor de energía

Peso de 320 kg y alcanza una potencia de 200 kW. Es una de las áreas claves de desarrollo para mostrar la eficiencia, alcance y rendimiento de los vehículos eléctricos. En su última versión, se produce y fabrica por Williams Advanced Engineering, empresa con gran tradición en la Fórmula 1.

Williams suministra la batería de Fórmula E a los 10 equipos. Es decir, provee un total combinado de 40 baterías en la grilla, teniendo en cuenta que cada piloto debe hacer un cambio obligatorio de automóvil en la mitad de la carrera.

La batería produce 28kW / h de energía y en el modo de calificación funciona a una máxima potencia de 200kW (268bhp). Durante la carrera los automóviles funcionan a un máximo de 180kW (241bhp). Este es un aumento de 30kW desde la temporada inaugural, y significa que los automóviles y conductores que saben utilizar y distribuir su energía de manera más eficiente, son capaces de ir más rápido por más tiempo.

El Grupo Motriz

El propulsor de los Fórmula E no es ruidoso. Apenas alcanza los 80 decibeles (similar a lo que emite un vehículo de calle a 110 km/h). Para el traslado, el automóvil de la Fórmula E cuenta con 3 partes principales: Inversor, Motor y Transmisión.

El inversor transforma la energía de la batería desde una corriente continua (DC) a una corriente alterna (AC), que es la utilizada por el motor para accionar las ruedas. Los equipos y fabricantes son libres de utilizar su propio diseño, con beneficios que se encuentran en términos de tamaño, peso y embalaje.

El motor es el que toma la energía desde el inversor, que a través de dos componentes básicos, el rotor y estator, que mediante imanes y boninas, crea un campo magnético que al atraerse y repelerse, hacen girar el motor hasta las 20.000 rpm.

Por último, la transmisión es la encargada de llevar el movimiento del motor hacia las ruedas. En general aquí hay soluciones diferentes. La primera temporada se usó una caja de cambios Hewland de cinco velocidades por todos los equipos, pero actualmente las regulaciones permiten a cada competidor producir sus propias soluciones de cajas de cambios, con cada uno optando por diferente número de velocidades.

El volante, todo un comando

Posee alrededor de 10 botones independientes, con otros 5 mandos móviles y 2 paletas de cambio. Es la herramienta más importante para un conductor, no sólo para controlar la dirección del automóvil, sino también para gestionar la entrega de energía, controlar el uso de las baterías y estar conectados con su equipo.

El conductor puede también cambiar las velocidades con los dos paddle shitf tras el volante, así como regenerar la energía durante el frenado y desplegar el “Fanboost”. Este último es uno de los sellos innovadores de la categoría, ya que tres pilotos por carrera pueden recibir energía adicional mediante una votación que se realiza entre los espectadores y televidentes de cada E-Prix.

La aerodinámica

Es el mismo monocasco desde la primera temporada para no aumentar deliveradamente los costos. Es fabricado por el especialista italiano Dallara, de larga tradición en el automovilismo, y está hecho de fibra de carbono y aluminio compuesto. La carrocería, en tanto es producida por una empresa francesa llamada SPARK Racing Technology.

Los grandes carenados en el alerón delantero están diseñados para minimizar la resistencia al viento causada por las ruedas delanteras, mientras que las dos aletas grandes que sobresalen del lado del chasis son parte de la estructura de choque y no ofrecen beneficio alguno en la aerodinámica.

Llantas y neumáticos

Aquí aparece una de las mayores diferencias entre los monoplazas de la Fórmula 1 y los de la Fórmula E, más allá de la fuente de energía de la motorización. Es que los vehículos de la F-E utilizan llantas de 18 pulgadas con neumáticos de bajo perfil para todo tipo de clima, fabricados por Michelin, los que se pueden usar tanto en condiciones húmedas como secas.

La razón de ambos es el aumento de la eficiencia en términos de resistencia a la rodadura (perfil) y el número de neumáticos necesarios (banda de rodadura). Un neumático slick tradicional (como el que se ocupa en la F1) no se puede utilizar en condiciones mojadas, lo que significa que los neumáticos para lluvia (y a veces para condiciones intermedias) deben ser transportados por si llueve. A menudo nunca se utilizan, por lo que es un costo innecesario para las escuderías.