NUTRICIÓN

La dieta de Jennifer Aniston, la “mujer más bella” de 2016

Jennifer Aniston tiene uno de los cuerpos más envidiables de Hollywood. Esta es la dieta que sigue la actriz para cuidarse y mantenerse en forma todo el año.

0
Así es la dieta de Jennifer Aniston, la “mujer más bella” de 2016
GQ

La actriz Jennifer Aniston fue nombrada en 2016 por la revista People como la “mujer más bella” de 2016, y a esta misma revista le contó las pautas dietéticas que sigue para mantenerse con esa espléndida figura, además, suponemos, de un entrenamiento altamente personalizado para conseguir sus objetivos.

"Realmente tenemos que ser conscientes de lo que ponemos dentro de nuestros cuerpos: cómo dormimos, qué comemos y cómo nos cuidamos”, cuenta Aniston. La actriz tiene 48 cuidados años y entre sus grandes éxitos figura su papel en la madre de todas las series, ‘Friends’.

El comienzo del día para la actriz no varía en absoluto: siempre empieza con una taza de agua caliente con limón, seguida de un café con stevia y leche baja en grasa: “Es genial comenzar el día dándole ese toque alcalino al cuerpo para depurarlo”.

El desayuno de la estrella suele ser un batido de proteínas: "también le añado plátanos, cerezas, moras, péptidos de colágeno, un poco de cacao en polvo, unas gotas de stevia de chocolate y leche de almendras con chocolate". Y asegura que no le suele gustar el sabor de los batidos de proteína, por ello añade cacao en polvo y todo aquello que sepa a chocolate.

A media mañana se toma un huevo duro, un par de horas después del batido. La comida favorita de Aniston es atún a la plancha con pepino y ensalada de lentejas, "puede que con aceite de oliva", asegura. También se declara fan de los aminoácidos como suplemento.

Si por la tarde le entra el hambre, la actriz se toma una porción de queso "o una taza de sopa" para aguantar antes de la cena, compuesta por un pollo asado con calabacín y salsa pesto. "Cada dos semanas Justin y yo hacemos pasta carbonara", dice. Esto último tiene que ver con que “ya no es tan estricta con la dieta”, y se toma un respiro para “poder disfrutar de la comida”. “Antes funcionaba como un reloj”, se sincera.

“Hay que aprender a valorarse y a quererse uno mismo, la belleza está más allá de la ropa o de lo que sucede a tu alrededor. Al fin y al cabo, somos seres humanos”, reconoce la actriz.