Irving fue clave para ampliar la racha de los Celtics a 16 triunfos

MAVERICKS 102 - CELTICS 110

Irving fue clave para ampliar la racha de los Celtics a 16 triunfos

Kyrie Irving penetra a canasta ante la mirada de Dirk Nowitzki.

TOM PENNINGTON

AFP

Boston remontó 13 puntos en los últimos 8 minutos para forzar la prórroga y llevarse la victoria en Dallas. Kyrie jugó su mejor partido como verde.

Los Celtics también saben ganar subidos en una montaña rusa. No hay mejor forma para describir lo sucedido esta noche en Dallas. Tras llegar a dominar por 15 puntos en los albores del segundo cuarto (22-37), el equipo de Brad Stevens llegó al último en caída libre. Con algo menos de 8 minutos para la conclusión parecía que la racha moriría en el un American Airlines Center repleto. Una bandeja de Dwight Powell ponía el 87-74 en el marcador. Los 13 tantos de desventaja y el atasco ofensivo verde no invitaban al optimismo. Pero este equipo se ha especializado en remontadas. Y aunque no juegue, uno de los grandes culpables de que esto sea así es Brad Stevens. Son muchas sus virtudes, pero una de las principales es la confianza y serenidad que transmite a sus hombres. Quien haya jugado a esto sabrá a lo que me refiero. Sus muchachos se levantaron de la lona para forzar una prórroga que decidió un jugador sublime: Kyrie Irving. Sus 47 puntos, 3 rebotes y 6 asistencias amplían la racha de triunfos consecutivos a 16. Igualando así la cuarta mejor marca en la historia de la franquicia de los 17 anillos. Según los datos de ESPN Stats&Info es la 23ª vez que esto ocurre en la NBA. En los 22 precedentes anteriores, el equipo que lo consiguió disputó las Finales en 12 ocasiones, alzando el título en diez de ellas.

No se veía una serie de victorias así desde los Warriors del 73-9 hace un par de años. De aquel equipo formaba parte Harrison Barnes, máximo anotador hoy de los Mavs con 31 tantos, aunque le faltó frescura en los minutos finales. Tuvo el lanzamiento para evitar el tiempo extra, pero falló con Tatum encima. También destacaron en los texanos Wes Mathhews, el eterno Nowitzki (14+12 y un +8 para los suyos con él en cancha) y JJ Barea. Con todos ellos los Mavs acariciaron el sumar dos triunfos seguidos por primera vez este curso. Pero acabaron estrellándose con la defensa visitante, la cual les forzó a un 0/7 en triples y a perder cinco balones en el acto decisivo.

RELACIONADO | Jaylen Brown, el nuevo héroe de los Celtics

Esta intensidad permitió a los verdes limar la diferencia con canastas fáciles al contraataque (22 por 8 del rival a lo largo de la noche). Y como decíamos antes, la fe inquebrantable de todos sus jugadores. Marcus Smart es el mejor ejemplo de ello. Con unos porcentajes paupérrimos (3/15) en lo que llevamos de ejercicio, no dudó a la hora de levantarse y clavar un triple vital con 91-96 a falta de 84 segundos para la conclusión. Acabó con 12 puntos, 3 rebotes, 8 asistencias, 2 robos y un +15 que refleja lo importante que es en este equipo por mucho que no las meta en una piscina. Fue el único que aportó desde el banquillo. Tatum (15+9) y Jaylen Brown (22+9 en su tercera actuación consecutiva superando la veintena) ejercieron de escuderos —increíble su nivel con apenas 19 y 21 años— con sus 19 y 21 años de un Irving majestuoso.

Llegó a Boston este verano para ser el líder y, no nos engañemos, hacer cosas como la de esta madrugada. Fiel al su tradición, cada vez que se ve obligado a jugar con máscara canta las cuarenta (de sus 12 partido llegando a los 40, cuatro los logró con este artilugio en el rostro). Firmó un primer cuarto de escándalo (18 tantos) y se reservó otros 10 para la prórroga. En total 47 con 16/22 en tiros de campo (5/7 en triples) y 10/11 desde la personal. Un acierto brutal que le convierte en el primer celtic en llegar a los 45 puntos con un 70% desde Larry Bird en 1989 y en el primero con al menos 45 y 5 asistencias desde Paul Pierce en 2006. En los dos últimos partidos acumula un total de 77 puntos con un 76%. De locos. Tanto que solo Kevin McHale (en marzo de 1985) había logrado semejantes números en dos actuaciones consecutivas. Lo dijo Danny Ainge tras el partido, quizá la Tierra sí sea redonda.  

Ya lo ven, los Celtics de Irving (y de Stevens) se codean en este inicio con los grandes equipos de la franquicia. Ya han igualado la segunda mejor racha de los Celtics de Bill Russell y Red Auerbach y si ganan el miércoles en Miami empatarán con el mejor registro (17 triunfos consecutivos) de tan legendario y añejo equipo. El viernes ante los Magic podrían sumar 18, el tope de los Celtics de Larry Bird. Un día después podrían tener en su mano alcanzar las 19 del último gran grupo de Boston, el de Pierce, Garnett, Allen y compañía. Queda menos de una semana para comprobar donde se quedan. 

Así fue el partido de Kyrie Irving

 

0 Comentarios

Normas Mostrar