Del nervio a la alegría: así vivió Guede el duelo desde una caseta

Everton 2 - Colo Colo 3

Del nervio a la alegría: así vivió Guede el duelo desde una caseta

El técnico albo estuvo junto a Grondona y Manera justo arriba de la banca alba. Mosa, eufórico, a centímetros del argentino. Lo fue a abrazar al final.

Tras la suspensión del Tribunal de Disciplina, Pablo Guede no pudo dirigir a Colo Colo en el encuentro ante Everton. El DT lo siguió desde una caseta junto a Gustavo Grondona y Octavio Manera, también sancionados.

El argentino se sentó alrededor de 25 minutos antes del comienzo, observó el calentamiento y luego se paró a aplaudir en el minuto de silencio en homenaje a Luis Bonini. El DT ya había lamentado el fallecimiento de su compatriota durante la semana.

Después se mantuvo serio, con pocas reacciones. Cruzó un par de palabras con sus ayudantes, estaba atento al rol de Agustín Salvatierra y reclamó con gestos cuando amonestaron a Óscar Opazo.

Pero en el complemento llegó el nerviosismo. Golpe de puños con Manera en el 2-1 de Jaime Valdés y molestia en el 2-2 de Raúl Becerra: lanzó un insulto al aire y tomó fuertemente su botella de agua. Los últimos minutos se llevó varias veces las manos al rostro con clara preocupación.

Hasta que Octavio Rivero provocó el desahogo. Pablo Guede realizó gestos, sonrío y fue abrazado por todos sus ayudantes. Justo su lado, pero en otra caseta, Aníbal Mosa vivió el encuentro mucho más eufórico: aplausos, golpes a la mesa, reclamos y saltos en una tarde que los deja cerca del título.

Al fin del encuentro, el presidente de Blanco y Negro corrió a darle un abrazo a Pablo Guede. Festejo total en una de las casetas que terminó con el DT argentino sentado, mirando la despedida de sus jugadores al público.

0 Comentarios

Normas Mostrar