Competición
  • Bundesliga
  • LaLiga Santander
  • Ligue 1
Bundesliga
LaLiga Santander
Ligue 1

Y un día volvió Tony Parker

SPURS 115 - MAVERICKS 108

Y un día volvió Tony Parker

Y un día volvió Tony Parker

Eric Gay

AP

Aldridge acabó con 33 puntos, pero el español decidió en un enorme último cuarto ante Nowitzki y compañía. Popovich, otra vez expulsado.

El derbi texano entre los Spurs y los Mavericks no defraudó. Tony Parker debutó por fin esta temporada, Popovich volvió a perder los nervios con los árbitros y acabó expulsado por segunda vez este mes y Pau Gasol, fantástico, logró con 25 puntos su récord anotador con la camiseta de San Antonio. ¿Se puede pedir más? Mejor repasemos lo ocurrido en el AT&T Center esta madrugada.

RELACIONADO | Entrevista a Pau Gasol: "Hay que respetar a los dioses del baloncesto"

"Casi se me saltan las lágrimas. Me he sentido como si fuera un rookie y jugara mi primer partido", explicaría tras el encuentro un Parker que se sintió de nuevos jugador tras estar casi siete meses de baja por una rotura en un tendón del cuádriceps izquierdo. El base francés partió como titular, pero con sus minutos limitados en estos primeros partidos no disputó más de 14. Se le vio muy motivado y cómodo en los ratitos que estuvo sobre el parqué. Acabó con 6 puntos y 4 asistencias en su cuenta. "Es gracioso. Antes del partido le pregunté a Pop: '¿Qué quieres que haga?' Me dijo que fuera agresivo, que fuera yo mismo y penetrara para ver qué pasaba. Así que busqué atacar la zona, que es lo que mejor se me da", valoró. El Parker de toda la vida, vaya. Noche feliz para el base de 35 años, quien en las horas previas anunció que su otro compañero en la enfermería, Kawhi Leonard, podría regresar muy pronto: "Le veo genial". Sería la mejor noticia posible para los Spurs.

Balón al aire. Primera posesión. El balón le llega a Gasol, quien liberado en un lateral se levanta desde más allá del arco y ¡bingo! Una pista de lo que acabaría por llegar. Con el español y LaMarcus Aldrige como referentes ofensivos, los locales cobraron una pronta ventaja. El ex de los Blazers cuajó un notable partido (33+10+3, 2 robos y 3 tapones) y una aún mejor primera mitad. Junto a Patty Mills, fue el responsable de que los Mavs no abrieran brecha en el segundo cuarto. La entrada de JJ Barea y Devin Harris desde el banquillo dio otro aire a los de Carlisle, quienes se hicieron con el control estableciendo diferencias por encima de la decena.

Fue entonces cuando Popovich estalló ante una decisión errónea de los árbitros en contra de su equipo. Temperamental, les gritó: "Besadme el culo y abrir vuestros propio ojos". Messina trató de contenerle, pero ya era demasiado tarde. El técnico encaró el túnel de vestuarios y el italiano asumió sus funciones. Tras el descanso, las espuelas mejoraron sus sensaciones, pero Dallas no le perdió nunca la cara al partido gracias al buen hacer de Dennis Smith Jr. 19 y 5 asistencias para el rookie), Wes Matthews (16 de sus 19 tantos llegaron en la segunda parte), al acierto exterior y a la intensidad del banquillo, personificada en el boricua Barea (16+4+7 y 3 robos).

Duelo igualado que decidió Pau. En su nueva faceta de tirador, ya saben reciclarse o morir para respetar a los dioses del baloncesto, enchufó un 3+1 a 90 segundos para la conclusión que puso el 106-96. Una distancia insalvable. En su enésimo cara a cara con Dirk Nowitzki, Gasol decidió con 10 puntos en un sensacional último cuarto. Acabó con un total de 25 (su mejor anotación desde el 5 de marzo de 2016, aún en Chicago), 6 rebotes, 4 asistencias y un +16 para su equipo. A sus 37 años, le brindó el mejor regalo posible a otro europeo con mil batallas en la NBA: su amigo Tony Parker. Todo 48 horas antes de recibir a su hermano Marc Gasol.

El partidazo de Pau Gasol

0 Comentarios

Normas Mostrar